La etimología de la palabra «trabajar»

Pues resulta sorprendente (a mí me lo resulta), pero la palabra «trabajar» viene, según nos cuenta la RAE, del latín vulgar «tripaliāre» (torturar), derivación. del latín tardío tripalium (instrumento de tortura compuesto de tres maderos).