Para cuando perdemos los nervios

Cuando estéis cansados, de mal humor,
justo cuando los niños se vuelvan insoportables y os saquen de quicio,
cuando os enfadéis y gritéis,
cuando en el arrebato queráis castigar –
acordaos
del aterrado corazón del niño, que palpita a toda velocidad.

Janusz Korczak

(vía Silvia de Diego)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.