En busca de la santidad

Este mapa nos indica los lugares de Europa que tienen la palabra “santo” (en cualquier lengua) en su nombre:

Ml3AzC

Me parece muy destacable -que no sorprendente- el caso de Galicia. ¿A qué creéis que se debe? Se me ocurren algunas razones: nuestra propia idiosincrasia, la cercanía de Santiago o el menor influjo musulmán (711-1492) con respecto a otras regiones de la península. Por otra parte, esa zona de mayor “santidad” no abarca estrictamente Galicia, sino que también incluye Asturias y desde Lisboa hacia arriba. ¿Qué comentarios tenéis al respecto?

Ven o señor Lobo

Este año, 2016, el Día das Letras Galegas se homenajeará al poeta Manuel María. Este poema, O Lobo, nos transporta a noches frías, calor de chimenea, cuentos de miedo y oídos atentos. Disfrutadlo:

Ven o señor Lobo
-¡que medo, neniño!-
polo monte abaixo
¡i asusta ó camiño!

Trai lume nos ollos;
nos dentes, coitelos
tan ben afiados
¡que dá medo velos!

¡Que dá medo velos;
arrepío ollalos…!
¡Ven o señor Lobo
con instintos malos!

Anda paseniño
con pasos calados.
Años e ovellas:
¿estarán gardados?

Ven o señor Lobo
con paso seguro:
¡a luz dos seus ollos
fura no escuro!

Escóitase ó lonxe
perdido entre matos,
na soidá do monte,
oular de lobatos.

Chega o señor Lobo.
A súa ollada fría:
¡pon os pelos dreitos,
o sangue arrepía…!

O sangue arrepía,
o corazón xea:
¡está o señor Lobo
venteando a aldea!

Esperanza

Hoy celebramos el Día das Letras Galegas, dedicado este año a Xosé María Díaz Castro. Os regalo este poema suyo, que me parece precioso.

Herba pequerrechiña,
que con medo surrís
ó sol que vai nacendo
e morrendo sin ti.
¿Por qué, de ser pequena
te me avergonzas ti?
¡O Universo sería
máis pequeno sen ti!

¿Sabes dónde están los acantilados más altos de Europa?

Pues sí, los tenemos en Galicia. En concreto, en Cedeira. El mejor lugar para disfrutar estas vistas es la garita de Herbeira, con el mar 620 metros más abajo. Podrás verlo, pero no te garantizamos que puedas oírlo.

En Cedeira está también el famoso santuario de San Andrés de Teixido, donde vai de morto quen non foi de vivo. Esta frase me llena de dudas, porque no dice nada de qué pasa con los que fueron de vivos. ¿Podremos ir también?

Acantiladossantoandres

Fútbol de playa

Allá por los años 50-60 del siglo pasado, la actividad futbolística en las playas de Moaña era muy intensa. Junto con otros muchos chavales, mi padre realizaba diabluras en aquella arena.

En aquellos tiempos se disputaba, en la zona, la Copa Comarcal. Y nos tocó contra el Turista de Vigo, un auténtico gallito y, desde luego, muy superior a nuestro equipo.

En la ida ya quedó claro quién era el grande. Por si fuera poco, nuestros jugadores no estaban preparados para jugar en un campo que no fuera de arena. Pese al esfuerzo e ilusión, volvimos de Vigo con la eliminatoria sentenciada: 5-0.

Pero llegó la vuelta, a jugar en el campo da Xunqueira (sí, en la playa; sí, de arena). Y, queridos amigos, les metimos siete, y pasamos a la siguiente ronda.

En esa siguiente ronda nos tocó contra otro equipazo de la comarca, el Silva, entrenado por el exceltista Yayo. Esta vez no nos dejaron jugar en nuestro campo de arena, porque decidieron que no era apto para jugar al fútbol. Hubo que ir al campo de Massó, en Cangas. Y quedamos eliminados. Pero para la historia queda la increíble remontada ante el Turista.

Le debo esta historia a tu abuelo, Rebe. Gracias!

“O carallo 29” y “Mis cojones 33”

En una ocasión tuve que acudir, casi con nocturnidad aunque sin alevosía, a echar una mano a una empresa que estaba en un pequeño drama tecnológico. Fuimos avanzando poco a poco en la resolución del problema pero, cada vez que alguna dificultad sé nos interponía, uno de los socios de la empresa decía “mis cojones 33”. Esto me llevó a pensar en un dicho propio de Galicia muy relacionado (“o carallo 29”).

El por qué de esta expresión gallega tiene dos posibles explicaciones: la primera nos dice que, durante la Restauración, el artículo 29 de la ley electoral decía que si había un único candidato en un determinado distrito, ya no era necesario ni realizar elecciones. Es decir, camino expedito a caciquismos y demás.

La segunda nos invita a viajar a Santiago y buscar la rúa Travesa que, aunque termina en el número 27, tiene a continuación (en lo que sería el número 29) un bloque con forma de pene (carallo).

Diet of Sex

Esta noche quiero que sea diferente. Quiero llevarte a un lugar especial.
Más te vale que me guste.

No descubro nada nuevo si digo que vivimos en una sociedad a la que molesta menos que los niños vean asesinatos que que vean a dos personas besándose. No nos importa que aparezcan dos personas odiándose, pero si son dos personas amándose… esa ya es otra historia. Lo diré una vez más: puede haber violencia explícita, pero no sexo explícito.

En resumen, los problemas de nuestra sociedad con el sexo no son pocos, y sus consecuencias, sin duda, desastrosas. Borja Brun ha querido poner un consciente y simpático (y elegante) grano de arena hacia la normalización con su primer largometraje: Diet of Sex.

Fotograma de la película Diet of Sex

Diet of Sex es una historia en la que, como en la vida misma, se entrecruzan drama y comedia. Y sexo. Y comida. Ágata es una chica que sufre anhedonia (incapacidad para sentir placer) y Marc, enamorado de ella, se empleará en alma y cuerpo para ayudarle a superarlo.

La película se vende en un pack con una estética excelente, en la que, además de la propia película y material audiovisual (extras, making of), se incluyen unos cuantos elementos para que pongamos en práctica la película:

  • dos jabones en forma de corazón con esencia de frambuesa y fresa, envueltos en una seda dorada.
  • una bomba de baño efervescente con aroma a cereza.
  • una pequeña vela con esencia de rosas.
  • una caja metálica de DVD, impregnada en aceite de naranja.
  • un juego de adhesivos de la cinta.
  • un libro circular en negro y oro, con recetas especiales e información sobre las propiedades afrodisíacas de los alimentos.

Como bonus, el logotipo ha sido creado por Ollo de Pez, siempre geniales 🙂

El único río de Europa que desemboca en cascada

Como bien sabéis, en Galicia somos únicos en muchas cosas (buenas). Entre ellas, nuestro paisaje se lleva la palma. Os quiero dar a conocer hoy el único río de Europa que desemboca en cascada: es el río Xallas, también conocido como Ézaro. Llega al mar en un impresionante salto de cien metros.

Fervenzadeezaro

Un milagro de Santiago

Camino de Santiago (2671925968)

Nos cuenta el gran Luis Carandell en su libro Ultreia, plagado de anécdotas sobre el Camino de Santiago, que este buen hombre centroeuropeo se planteó realizarlo para pedirle al Apóstol que su esposa se quedara embarazada, puesto que llevaban un buen tiempo intentándolo, sin gran éxito.

Nuestro peregrino hizo el camino desde lo que hoy es Alemania, atravesando peligros y soportando las inclemencias del tiempo. Llegó a Santiago y, lógicamente, tuvo que volver (antes el Camino se hacía de ida y vuelta, salvo -cosa no extraña- que te quedaras a vivir en alguna de las emergentes poblaciones de la ruta). Cuando llegó a su hogar, pudo observar -¡oh, milagro!- que su querida esposa ya lucía una bonita barriga.

Un instante de libertad

Hoy se celebran en muchos lugares fiestas relacionadas con la Virgen María, debido a que se conmemora su nacimiento. Uno de esos lugares es Darbo (Cangas de Morrazo, España). Debo decir que el arraigo de esa fiesta es tal, que los habitantes de la zona se refieren a Septiembre como el mes de Darbo.

En Darbo, como parte principal de la celebración, se baila una bellísima y única Danza y Contradanza cuyos orígenes no están demasiado claros.

Debido a que mi entonces novia (y ahora esposa) tocaba la Danza y de que varios (o todos) de sus hermanos también participaban en la misma, mi presencia era ineludible en el atrio de Darbo. Para conseguir el mejor sitio, siempre acudía con tiempo de sobra, generalmente acompañado por mi paciente hermana (y también por mis padres, en ocasiones). Solíamos llegar sobre las diez de la mañana (todavía a falta de varias horas para la Danza). Y nos sentábamos en un murito que nos proporcionaba las mejores vistas. El atrio estaba prácticamente vacío a esas horas.

Entonces, apareció un hombre de los de la Comisión de Fiestas. Las personas de las comisiones de fiestas se dedican, efectivamente, a cometer fiestas. Seguramente aquel día era el más importante del año para él. Y se acercó al micrófono, seguro de que no había nadie por allí. Y entonces dijo una frase que, seguramente, llevaba años deseando decir. Una frase que resumía el hastío y el cansancio. Una frase mezcla de hartazgo y de odio. En su pequeño momento de libertad, desde el micrófono situado cerca de la entrada de la iglesia de Darbo, antes de que la multitud hiciera imposible que se colara un alfiler, antes de que los trinos de la gaita se alzaran al cielo y que los movimientos de las damas y galanes enamoraran nuestros ojos, pronunció sus palabras más sinceras:

“Perros todos.”