Tanxugueiras, Segovia y el Rey Sabio

En la incomparable ciudad castellana de Segovia, allí en donde el rey Sabio, ese Alfonso X que compuso las Cantigas, tuvo su corte itinerante, se pudo esta misma semana disfrutar de un concierto de Tanxugueiras.

Con el telón de fondo del acueducto tuvo lugar ese concierto, construido por los romanos que nos trajeron el latín, lengua madre de castellano y gallego.

Siempre pienso que, por ejemplo, la lengua gallega se hace extraña en un lugar tan castellano como Segovia, hasta que me hago consciente de las relaciones mencionadas antes (Alfonso X, Roma) y veo que por supuesto que no estamos tan lejos.

De tongos, excusas y complejos

Tongo, decimos. Tongo. Qué pena me da que siempre busquemos la causa de nuestras derrotas en factores de ese estilo. Lo he vivido como aficionado del Celta (nos tienen manía, el árbitro nos perjudica siempre, no “quieren” que estemos arriba, “molestamos”). Lo vivimos ahora porque un jurado ha decidido que una actuación (no sé si se juzga la canción o la actuación) gallega merezca ocupar el quinto puesto de seis participantes.

Es, sí, una actitud muy nuestra, no sé si causada por complejos de siglos o por ausencia total de autocrítica. Pero lo cierto es que esa actitud nos impide aprender de las derrotas, porque la culpa es de otros, y nos impide también disfrutar de las victorias, convirtiéndolas en rabia o en venganza disfrazada de justicia.

Imagino que sería mil veces más fácil falsear los resultados de llamadas o encuestas. Y, por cierto, no me gustó ese gesto de Sobral (está hecho un hombre, dicho sea de paso) decantándose claramente por un participante (no sé si lo hicieron otros, porque no vi todo el programa: de ser así, lo retiro).

Ánimo, muchísima suerte en esa final del sábado.

¿Cantando en gallego y representando a España?

No es la primera vez que se plantea ni será la primera vez que despierte indignaciones o dudas. El concurso de la canción Eurovisión es un concurso en el que cada país europeo (y algún otro invitado) compite con una canción.

Así que parecería lógico que, si vamos a representar a España, cantemos en castellano. No se permitió a Serrat representarnos cantando en catalán, no se permitió a Xil Ríos representarnos cantando en gallego (Giraré sería su canción).

Sin embargo, para nuestra fortuna, España -toda la península ibérica en general- ha sido siempre un bellísimo amasijo de etnias, lenguas, costumbres, religiones y folclores. Fenicios, tartessos, cartagineses, romanos, griegos, suevos, celtas, íberos y otros muchos nos han enriquecido con su diversidad. Somos lo que somos porque fuimos lo que fuimos. No somos una raza pura, si es que tal cosa existe, gracias a Dios, sea el dios de los cristianos, el de los judíos o el de los musulmanes, que también estas tres religiones nos han dejado su regalo de conciencia, convivencia y respeto.

Así que veo perfectamente adecuado, sí, que Terra, esa bonita creación que interpretan las Tanxugueiras, y que nos transmite también un mensaje bellísimo de la no existencia de fronteras, con guiños al catalán, euskera, asturiano y castellano, sea una obra en gallego, ese idioma que el rey castellano Alfonso X el Sabio elegía cuando quería componer poesía.

Así que, desde mi humilde punto de vista, será una delicia escuchar a estas chicas cantando en gallego y representando a España.

Mucha suerte, Tanxugueiras.

https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Tanxugueiras.jpg