Archivo de la etiqueta: museo de louvre

Autorretrato (de Alberto Durero)

No es el autorretrato que todos conocemos del mágico artista del Renacimiento: no es el que alberga El Prado, no es el que alberga el Louvre. Hay que ir a Viena, al museo Albertina, para observar este dibujo realizado a punta de plata en el que cualquier error quedaría expuesto y visible.

Ni es uno de los autorretratos citados, ni tiene su calidad, pero ya se puede ver su dominio de la técnica, los pliegues de la ropa, la finura de sus rasgos, la perfección de su cabello. El niño de trece años que era Albrecht Dürer nos dejó este primer y asombroso autorretrato, en el que ya podemos asomarnos a lo que vendría después.

Mona Lisa (Museo Del Prado, taller de Leonardo da Vinci)

No, no se trata de un error ni de un acuerdo al que hayan llegado los museos del Louvre y del Prado. Y no es necesaria una mirada muy atenta para darse cuenta de que esta no es la Mona Lisa que conocemos.

Pero sí sabemos que es del taller de Leonardo. Y, además, los estudios nos han descubierto que el proceso creativo que dio lugar a la original se repitió también con esta. ¿Se hicieron, quizá, a la vez?

No es de Leonardo, en eso parecen estar de acuerdo los críticos. No se aprecia el característico sfumato, por ejemplo. Pero esos rizos… esos rizos son dignos del genio.

Mona Lisa, Museo Del Prado
Mona Lisa, detalle

La Afrodita (Venus) de Milo (Museo del Louvre, París)

Es una de las esculturas más conocidas -si no la más- del periodo helenístico. Está datada entre los años 130 y 100 a.C. y se cree que representa a Afrodita, diosa del amor y de la belleza.

Llegó al museo del Louvre a comienzos del siglo XIX, tras ser comprada a un campesino griego. Existen diversas teorías sobre qué sucedió con sus brazos: una de ellas indica que al menos un antebrazo y su mano portando una manzana estaban enterrados cerca de donde se encontró la estatua; otra nos cuenta que se pudieron perder al llevarse la estatua apresuradamente. En paralelo con esto, se dice que Turquía conocía la ubicación ambos brazos y ofreció devolverlos si Francia devolvía la estatua.

Siguiendo con sus brazos -es curioso que hablemos más de lo que no tiene que de lo mucho que sí tiene-, se propuso su restauración, pero no se llevó a cabo por las lógicas dudas de su posición original. Lo que sí se restauró en el Louvre fueron, entre otras partes, la nariz, un pie (el izquierdo) y el pulgar del pie derecho.

Se considera esta Afrodita como una de las representaciones más sublimes de lo que se considera belleza, siendo la perfección de su tronco quizá lo más reseñable en este sentido. Técnicamente, la falta de simetría y el desequilibrio que parte de sus pies son dos elementos que dotan de dificultad (y de realismo, y de movimiento) a esta figura de más de dos metros de alto que un día de hace más de dos siglos encontró enterrada un campesino griego.

Secretos de los Museos

Hace ya un buen tiempo descubrimos esta estupenda serie, que se cuela en alguno de los mejores museos del mundo para contarnos, de cada uno de ellos, algunas curiosidades que nos harán disfrutar mucho más de nuestra próxima visita. Y que nos harán disfrutar más de la vida, porque ya sabemos que se disfruta más cuanto más conocemos.

Los museos elegidos para este recorrido son:

  • Museo del Louvre.
  • Museos Vaticanos.
  • Museo Egipcio de El Cairo.
  • Museo Arqueológico Nacional de Atenas.
  • Museo del Hermitage.
  • Museo del Palacio de Topkapi.
  • Museo Nacional de Antrolopología Ciudad de México.
  • Museos del Pergamon y Neues Berlín.
  • Museo Kunsthistorisches de Viena.
  • Galería de los Uffizi.
  • Museo Bardo de Túnez.