La Porta Speciosa del Monasterio de Leyre, en Yesa (Navarra)

¿No es maravillosa? Esta obra, comenzada en los albores del siglo XII, es realmente speciosa (preciosa). Trabajó en ella el Maestro Esteban, que había participado en la catedral de Santiago, con otra puerta, la de las Platerías, que tiene mucho en común con esta de la que hablamos hoy.

En el tímpano se pueden ver seis figuras (y el hueco dejado por una séptima). La puerta nos muestra cuatro arquivoltas (en la documentación que he buscado nos habla de cinco… pero yo solo veo cuatro) pobladas de personajes y seres fantásticos en todas las acepciones de la palabra fantástico; en los laterales se pueden apreciar sendos personajes (el de la derecha muy deteriorado).

Porta Speciosa, de José Luis Filpo Cabana

Si visitáis esta zona, no dudéis en acercaros al Monasterio de Leyre y visitar -y atravesar, podéis pedir la llave- esta Porta Speciosa.

El monasterio de Leyre, en Yesa (Navarra)

Hoy viajamos al bonito paraje de la sierra de Leyre y valle del río Aragón, muy próximo a la frontera con Aragón. Y también viajamos en el tiempo: el origen del conjunto monástico de Leyre tiene ya más de un milenio.

El monasterio de Leyre está íntimamente ligado con la historia de Navarra, de su reino, y de su antecesor el reino de Pamplona. Fue no solamente monasterio, sino también corte, lugar de refugio de la monarquía navarra en los albores del segundo milenio.

Aunque todo el conjunto -y su entorno- merecen la visita, voy a destacar algunos elementos que lo merecen:

  • Porta Speciosa: literalmente puerta preciosa. Nos recordará a la puerta de las Platerías, en la catedral de Santiago de Compostela. Parece que en ambas trabajó el mismo maestro: el maestro Esteban.
  • Cripta: sin ser subterránea ni lugar de enterramiento, es una auténtica joya. Sus pequeñas columnas son inconfundibles y la hacen única.
  • Panteón de los reyes de Pamplona: en una urna se encuentran los reyes de tres reyes de Pamplona, de los siglos IX y X.
  • Ábside y torre: estos dos elementos destilan austeridad y se encuentran en perfecta armonía. Es uno de los rincones del conjunto que, personalmente, más me agradan.