Mes de Mayo (Poesía en Mayo, 10)

Ojo celeste del día
abre pestañas de sol.
La tierra, mojada y fresca,
traje verde se vistió.
El río amarra los juncos
con transparente listón
y ensaya la rama erguida
danzas que al viento aprendió.
A la orilla del camino
y bajo el árbol de olor
asoma el jacinto tierno
su frágil cáliz temblón.
Vuela la abeja ambarina,
zumba ellerdo moscardón
y la ranita de invierno
redobla ya su tambor.
¿Quién borda el primor
sencillo del encendido festón
que en la loma y en el llano
multiplica su color?
¿Quién esponja el buche rubio
del pajarillo cantor?
¿Quién encumbra, sin temores,
el ala fina y veloz?
¿Quién mece a las olas niñas
en su cuna tornasol?
¿Quién traza sobre la playa
dibujos de caracol?
¿Quién pinta la mariposa
con polvillo del fulgor?
¿Quién mueve el resorte oculto
del vibrante picaflor?
Mayo baja de las nubes
jubiloso y juguetón.
¡Trae manojos de besos
y cantos de lluvia y sol!
Claudia Lars

El nombre de la víctima de La Manada

Como sabréis, cuando comenzamos a escribir una cadena de búsqueda en Google, el buscador nos sugiere opciones, basándose en lo que más busca la gente.

Lo peor es que no nos extraña, ¿verdad? Tercer “castigo” para esta persona, después de los Sanfermines y de la sentencia.

Me gustaría aprovechar para llevar esta reflexión: ¿qué pasa si yo utilizo algoritmos que den información -en principio privada- a base de recopilar información pública? ¿Qué opináis? Se me ocurre una bastante sencilla: publicar el dinero que tiene una persona utilizando la información que esa persona muestra en redes sociales, la información que Google nos devuelve de ella, o incluso la que aparece en boletines oficiales. De su ética no tenemos demasiadas dudas, pero ¿qué me decís de su legalidad?

Si has llegado hasta aquí buscando el nombre de esa persona, puedes irte tranquilamente, ya que aquí no vas a encontrar esa información.