Rubios, gordos y rumanos

«Unos rubios vendieron a sus hijas por dinero, alcohol, dos ovejas y un cerdo».
«Unos gordos vendieron a sus hijas por dinero, alcohol, dos ovejas y un cerdo».

Si esas dos expresiones nos resultan extrañas (porque «rubios» y «gordos» no aportan nada), ¿por qué la siguiente no nos choca?

«Unos rumanos vendieron a sus hijas por dinero, alcohol, dos ovejas y un cerdo».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.