El cementerio de Staglieno

Cuando se mencionan los cementerios más bellos, pocas veces se recuerda el de Staglieno, en Génova. Sus jardines fueron diseñados por el arquitecto genovés Carlo Barabino y entre sus bellas esculturas hay obras de Leonardo Bistolfi, Giulio Monteverde y Edoardo Alfieri.

Escultura en el cementerio de Staglieno, Génova, por Twice25 & Rinina25

Las primeras noticias sobre este cementerio llegaron a nuestra familia, hace ya mucho tiempo, en forma de postales que un enamorado de mi tía Carmiña le enviaba. Debo decir que no era extraño que este viajero estuviera enamorado de mi tía: era muy guapa, aún más inteligente que guapa, y aún más buena que inteligente.

Hoy era su cumpleaños, así que este post va por ella. Te envío el beso que no te pude dar :* Que sepas que hoy en Moaña el cielo ha estado todo el día llorando.

El bar con los clientes en un país y el barman en otro

Hace unos días descubrí un maravilloso blog, Fronteras, dedicado a curiosidades geográficas. Y allí me enteré de la siguiente:

A unos cuarenta kilómetros al norte de Ginebra, nos encontramos con un bar que es atravesado por la frontera francosuiza. En concreto, la frontera coincide con la barra del bar. Y claro, tenemos a los clientes en Francia y al barman en Suiza.

Y por si fuera poca curiosidad la de estar en diferentes países, todavía se acrecienta cuando nos damos cuenta de que cada país tiene su moneda (euro en Francia, franco en Suiza).

Lógicamente, admiten ambas monedas, aunque los precios legalmente deben estar en francos. Así que, si cobran en euros, hacen la conversión a francos.

Eau de Parador

El olfato es el sentido más relacionado con los recuerdos. Oler un aroma de la infancia nos puede llevar más vivamente hacia ese momento que ver una fotografía o recordar una anécdota.

Por otra parte, una de las cosas que siempre me sorprenden cuando estoy en un parador es su olor. No sé a qué huele, pero me encanta. De hecho, ni siquiera puedo decir que todos huelan igual.

Así que me parece que Paradores podría sacarle un curioso rendimiento a estos aromas (salvo que yo sea el único al que le gustan). No pretendo que creen una línea de colonias al efecto, pero una barrita con ese aroma sería muy interesante. ¿Para cuándo? Se me ocurren tres situaciones en las que sería apropiado:

  1. Al salir del Parador: tengan ustedes, para que nos recuerden siempre.
  2. Un par de semanas antes de entrar en el Parador: para ir abriendo boca.
  3. Meses después de abandonar el Parador: un sobre sin remite ni logos de ningún tipo, solamente el aroma y un mensaje: «Queremos que vuelvas».

¿Cuál os gusta más? ¿Se os ocurre alguna nueva?

¿Cuáles son los siete mares?

En numerosas ocasiones hemos escuchado la expresión «los siete mares». ¿A qué siete mares se refieren? ¿Solamente hay siete mares?

Para abreviar, os diré en primer lugar cuáles son los siete mares, y a continuación lo explicaré con mayor detalle:

  • el golfo Pérsico
  • el mar Negro
  • el mar Caspio
  • el mar Rojo
  • el mar Mediterráneo
  • el mar Adriático
  • el mar de Arabia (parte del océano Índico)

La primera constancia escrita de «los siete mares» es del siglo XXIII a.C. (es decir, hace más de cuarenta siglos). Posteriormente ha sido utilizada por numerosos pueblos (griegos, romanos, persas), aunque no necesariamente para referirse a esos mismos siete mares siempre.

En un manuscrito del siglo IX se indica que «Quien quiera ir a China debe cruzar siete mares».

Para vuestra curiosidad, os diré que hoy en día tenemos identificados como «mares» principales 66 cuerpos de agua (algunos de ellos con subdivisiones dentro).

El Codex Calixtinus y su descripción del Camino

Como todos sabéis, ha desaparecido (se supone que lo han hurtado, lógicamente) de la Catedral de Santiago de Compostela el Codex Calixtinus, obra del siglo XII. Esperemos que pueda ser recuperado pronto y en buen estado, aunque no parece muy fácil.

Una de las secciones del Codex es una verdadera guía de viaje para el peregrino de hace casi mil años, y describe las vicisitudes que se pueden encontrar al recorrerlo. Copio aquí algunos párrafos (con algunas cosas sorprendentes), que he extraído de la web vallenajerilla.com:

Tras este valle se encuentra Navarra, tierra considerada feliz por el pan, el vino, la leche y los ganados. Los navarros y los vascos son muy semejantes en cuanto a comidas, trajes, y lengua, pero los vascos son algo más blancos de rostro que los navarros. Estos se visten con paños negros y cortos hasta las rodillas solamente, a la manera de los escoceses, y usan un calzado que llaman albarcas, hechas de cuero con pelo, sin curtir, atadas al pie con correas, que sólo resguardan la planta del pie, dejando desnudo el resto. Gastan unos capotes de lana negra, largos hasta los codos y orlados a la manera de una paenula, (la paenula era una especie de capota de viaje, largo hasta las rodilaas, cerrado y sin mangas, con un agujero para la cabeza y un capuchón) que llaman sayas. Comen, beben y visten puercamente. Pues toda la familia de una casa navarra, tanto el siervo como el señor, lo mismo la sierva que la señora, suelen comer todo el alimento mezclado al mismo tiempo en una cazuela, no con cuchara, sino con las manos, y suelen beber por un vaso. Si los vieras comer, los tomarías por perros o cerdos comiendo. Y si los oyeses hablar, te recordarian el ladrido de los perros, pues su lengua es completamente bárbara. A Dios le llaman urcia; a la Madre de Dios, andrea María; al pan, orgui; al vino, ardum; a la carne, aragui; al pescado, araign; a la casa, echea; al dueño de la casa, iaona; a la señora, andrea; a la iglesia, elicera; al prebítero, belaterra, lo que quiere decir bella tierra; al trigo, gari; al agua, uric; al rey, ereguia; a Santiago, iaona domne Iacue. Este es pueblo bárbaro, distinto de todos los demás en costumbres y modo de ser, colmado de maldades, oscuro de color, de aspecto inicuo, depravado, perverso, pérfido, desleal y falso, lujurioso, borracho, en toda suerte de violencias ducho, feroz, silvestre, malvado y réprobo, impío y áspero, cruel y pendenciero, falto de cualquier virtud y diestro en todos los vicios e inquiedades; parecido en maldad a los getas y sarracenos, y enemigo de nuestro pueblo galo en todo. Por sólo un dinero mata un navarro o un vasco, si puede, a un francés. En algunas de sus comarcas, sobretodo en Vizcaya y Alava, el hombre y la mujer navarros se muestran mutuamente sus verguenzas mientras se calientan. También usan los navarros de las bestias en impuros ayuntamientos. Pues se dice que el navarro cuelga un candado en las ancas de su mula y de su yegua, para que nadie se le acerque, sino él mismo. También besa lujuriosamente el sexo de la mujer y de la mula. Por lo cual, los navarros han de ser censurados por todos los discretos. Sin embargo, se les considera buenos en batalla campal, malos en el asalto de castillos, justos en el pago de diezmos y asiduos en las ofrendas a los altares. Pues cada día al ir los navarros a la iglesia, hacen una ofrenda a Dios, o de pan, vino o trigo, o de algún otro producto. Siempre que un navarro o un vasco va de camino se cuelga del cuello un cuerno como los cazadores y lleva en las manos, según costumbre, dos o tres dardos que llaman azconas. Al entrar y salir de casa, silba como un milano. Y cuando estando escondido en lugares apartados o solitarios para robar, desea llamar silenciosamente a sus compañeros, o canta a la manera del búho, o aúlla igual que un lobo.

Suele decirse que descienden del linaje de los escoceses, pues a ellos se parecen en sus costumbres y aspecto. Es fama que Julio César envió a España, para someter a los españoles, porque no querían pagarles tributo, a tres pueblos, a saber: a los nubianos, los escoceses y los caudados cornubianos, ordenándoles que pasasen a cuchillo a todos los hombres y que sólo respetasen la vida a las mujeres. Y habiendo ellos invadido por mar aquella tierra, tras destruir sus naves, la devastaron a sangre y fuego desde Barcelona a Zaragoza, y desde la ciudad de Bayona hasta Montes de Oca. No pudieron traspasar esos límites, porque los castellanos reunidos los arrojaron de sus territorios combatiendolos. Huyendo, pues, llegaron ellos hasta los montes costeros que hay entre Nájera, Pamplona y Bayona, es decir, hacia la costa en tierras de Vizcaya y Alava, en donde se establecieron y construyeron muchas fortalezas, y mataron a todos los varones a cuyas mujeres raptaron y en las que engendraron hijos que después fueron llamados navarros por sus sucesores. Por lo que navarro equivale a no verdadero, es decir, engendrado de estirpe no verdadera o de prosapia no legítima. Los navarros también tomaron su nombre primitivamente de una ciudad llamada Naddaver, que está en las tierras de que en un principio vinieron, en los primeros tiempos, el apóstol y evangelista San Mateo.

Después de la tierra de estos, una vez pasados los Montes de Oca, hacia Burgos, sigue la tierra de los españoles, a saber, Castilla y Campos. Esta tierra está llena de tesoros, abunda en oro y plata, telas y fortísimos caballos, y es fértil en pan, vino, carne, pescado, leche y miel. Sin embargo, carece de árboles y está llena de hombres malos y viciosos.

Después, pasada la tierra de León y los puertos del monte Irago y monte Cebrero, se encuentra la tierra de los gallegos. Abunda en bosques, es agradable por sus ríos, sus prados y riquísimos pomares, sus buenas frutas y sus clarísimas fuentes; es rara en ciudades, villas y sembrados. Escasea en pan de trigo y vino, abunda en pan de centeno y sidra, en ganados y caballerías, en leche y miel y en grandiosísimos y pequeños pescados de mar; es rica en oro y plata, y en tejidos y pieles silvestres, y en otras riquezas, y sobretodo en tesoros sarracenos. Los gallegos, pues, se acomodan más perfectamente que las demás poblaciones españolas de atrasadas costumbres, a nuestro pueblo galo, pero son iracundos y litigosos.

Coches que conducen solos. Sí, de Google, claro :)

Google lleva un tiempo trabajando en un proyecto revolucionario: coches que conducen solos. Tiene a Toyota como socio en esta aventura que cambiará -una vez más- el mundo. Han hecho unas cuantas pruebas por las carreteras de California (en todas las situaciones) y, tras haber recorrido unos 200.000 km (que es perfectamente la vida útil de un coche), solamente han tenido un leve accidente: un coche -¡conducido por un humano!- golpeó uno de los coches de Google. Es decir, que el saldo de los 200.000 kilómetros de pruebas es ningún accidente cometido por los coches.

Realmente parece ciencia ficción y, honestamente, no me extrañaría que algún día nos dijeran que hemos picado todos en una macrobroma. Pero prefiero creer que es verdad, y me encanta saber que dentro de ocho años (allá por el 2019) ya veremos estos coches por nuestras carreteras. Espero que pronto se nos prohíba conducir a los seres humanos… y que el precio de los coches no sea excesivo. Se nos avecina un bonito futuro, con menos accidentes y con menos tiempo perdido en viajes (porque serán más rápidos y porque se podrá hacer otras cosas mientras se conduce).

Hipmunk. ¿Otro buscador de vuelos?

Hoy he descubierto Hipmunk, un buscador de vuelos. Sí, sé que hay decenas centenares de buscadores de vuelos por ahí fuera.

Pero este me ha parecido especial y os propongo que lo uséis para vuestro próximo vuelo (o para cacharrear y ver cómo funciona). Entre otras cosas:

  • Mediante un cómodo sistema de pestañas, permite tener varias búsquedas de vuelo activas.
  • Muestra los vuelos que cumplen nuestros requisitos (los mínimos: origen, destino, fecha(s), número de personas) de forma muy sencilla y directa: de un vistazo se puede observar las horas de salida y llegada, la duración, si hay transbordo (y cuánto dura).
  • Ordena los vuelos por el criterio que deseemos: por hora, por precio, por duración total (incluyendo transbordo) y por un concepto que han definido como agonía (una combinación de todos los otros parámetros).
  • Podemos ajustar los rangos horarios de consulta simplemente moviendo las líneas de los márgenes.
Ejemplo de búsqueda de vuelos en Hipmunk

Conducir por la izquierda

Hace unos meses tuve la ocasión de conducir por el Reino Unido. Como sabréis, allí tienen el volante a la derecha del coche (y, como consecuencia, los coches circulan por el carril izquierdo de la calzada). Yo vivo en España, donde se conduce por la derecha de la calzada.

He de decir que a mí esto me parecía una tarea fuera de mi alcance, pero (quizá por el Efecto Pigmalión que ejercieron sobre mí mi hijo, mi esposa y mi hermana) me atreví a afrontarla.

Una vez que estás en el coche, lo primero que sorprende y desconcierta es que el cambio de marchas está a la izquierda (no podía ser de otra manera). Afortunadamente, el volante funciona igual ;-).

Una vez se arranca, existe la tendencia inconsciente a llevar el coche demasiado a la izquierda (uno de los accidentes más habituales entre los conductores del continente es chocar contra coches aparcados o ciclistas). Es lógico, dado que lo habitual es estar en el lado izquierdo del coche y no necesitar tanto espacio por ese lado. Un buen consejo, que a mí me fue de gran utilidad, es intentar pegarse a la línea del centro de la calzada.

Otra situación potencialmente conflictiva son las rotondas. Obviamente, se toman al revés (en sentido de las agujas del reloj).

Como buenos británicos, ellos argumentan que somos nosotros los que conducimos al revés, remontándose al origen de esta forma de circular, para el que hay dos teorías: de los torneos entre caballeros (se llevaba la lanza en el lado derecho), y de los coches de caballos (para que el látigo, llevado generalmente en la mano derecha, no golpeara a los peatones).

No es el Reino Unido el único país donde se conduce por la izquierda. Japón o Australia (entre otros muchos) también comparten esa forma de conducir.

En ocasiones un país decide cambiar de un modo a otro (ha habido cambios en ambos sentidos). El proceso suele comenzar por vender coches con el volante en el nuevo sitio. A continuación, se decide la fecha y hora en la que se va a realizar el cambio. Llegada esa fecha y hora, se realiza el cambio. Por cierto, no suele haber accidentes ese día, porque todo el mundo conduce con cuidado (no sería malo tomar nota).

Molly Malone

Dicen que, en las frías y húmedas noches de Dublín, todavía se puede escuchar el sonido de las ruedas de la carretilla de Molly. Pero, si te vuelves para verla, desaparece y jamás volverás a escucharlo.

Estatua de Molly Malone - Fotografía de Marimar Costa Portela

Molly Malone era una bella jovencita que se dedicaba, al igual que sus padres, a vender pescado y marisco por las calles de Dublín. Cayó enferma, sufrió unas altas fiebres, y murió en la calle. Se dice que su fantasma todavía pasea por los mismos lugares. Con esta historia se escribió una bonita canción (Cockles and Mussels) que se ha convertido en el himno oficioso de Dublín.

Os dejo tres versiones de la canción: la primera es de The Dubliners; la segunda de Erin Hill (me ha parecido preciosa y cargada de sentimiento); la tercera está en gaélico, es de Damien Leith. También he puesto la letra, al final del post.



In Dublin’s Fair City
Where the girls are so pretty
I first set my eyes on sweet Molly Malone
As she wheel’d her wheel barrow
Through streets broad and narrow
Crying cockles and mussels alive, alive o!

Chorus
Alive, alive o!, alive, alive o!
Crying cockles and mussels alive, alive o!

She was a fishmonger
But sure ‘twas no wonder
For so were her father and mother before
And they each wheel’d their barrow
Through streets broad and narrow
Crying cockles and mussels alive, alive o!

Chorus

She died of a fever
And no one could save her
And that was the end of sweet Molly Malone
But her ghost wheels her barrow
Through streets broad and narrow
Crying cockles and mussels alive, alive o!

Chorus

Iberia se ha pasado con el precio. Ligeramente.

Hace unos meses estuvimos buscando billetes para hacer un viaje Madrid-Aberdeen. Creo que el precio propuesto por Iberia es ligeramente elevado, ¿no creéis? En honor a la verdad, he de decir que el viaje era de ida y vuelta y que el precio incluye las tasas y gastos de gestión. Era un viaje para tres personas.

Precio exagerado de Iberia