La lectura, que agita y calma

La lectura tiene que dar tranquilidad a los perturbados y perturbar a los tranquilos.

Escuché esta delicia de frase esta mañana, en la radio. Y creo que rebosa razón.