No las trates de princesas, porque son grandes duquesas

En estos tiempos en los que se prefiere el ruido a la música, la vulgaridad a la excelencia, en los que es lo mismo un burro que un gran profesor, en los que se prefieren zascas a argumentos, en estos tiempos de blancoynegros y de muy pocos grises, de youtubers cuyo principal mérito es pegar gritos o soltar palabrotas, me emociona y llena de esperanza ver un teatro lleno de jóvenes (y de muy jóvenes) coreando fragmentos de la historia o mitología (antigua y moderna).

Cuánto me alegra vuestro éxito, admirados Pascu y Rodri, cuánto os necesitamos. Gracias, gracias, gracias.