Castigos, consecuencias y multas

Quiero aprovechar el tema del tráfico para volver a tratar el recurrente asunto de los castigos. En muchas ocasiones se confunde castigo con consecuencia, pretendiendo que sean dos nombres (uno con mejor fama que el otro) para un mismo acto.

Si yo voy conduciendo a una velocidad muy alta es muy posible que me lleve una multa. Si yo voy conduciendo a una velocidad muy alta es muy posible que tenga un accidente. Pues bien: lo primero (la multa) es un castigo; lo segundo (el accidente) es una consecuencia. La multa no es la consecuencia de mi exceso de velocidad.

¿Por qué existen las multas? Porque no entendemos el porqué de las normas. Si comprendiéramos por qué no debemos ir a una velocidad exagerada, no iríamos jamás a esa velocidad. Por eso el agente de policía Stefan Pfeiffer se toma la molestia de dirigirse a los conductores que se dedican a sacar fotos en los accidentes (poniendo en peligro a otros conductores y a sí mismos y dificultando la intervención de los equipos de rescate) para que, además de pagar la multa correspondiente, sean conscientes de que es algo que no deben hacer:

Para nosotros es una posibilidad de hacer reflexionar a la gente sobre su comportamiento. Si solo les hacemos pagar 128,50 euros y los dejamos irse, estoy bastante seguro de que no aprenderán nada. Creo que tienen que darse cuenta de lo que realmente están haciendo. Y notamos que esta confrontación directa conmociona a la gente. Y se dan cuenta de que esto no es un juego, sino una realidad amarga.

Stefan Pfeiffer, agente de policía

Tienes una multa

Hoy he recibido un correo cuyo subject es «Tienes una multa», procedente de multas@buscamultas.com. Lo primero que he pensado es que se trataba de algún tipo de spam. Analizando el correo he visto que no era spam, aunque sí un error. Hasta donde yo sé, los chicos de buscamultas.com no tienen mi correo y, además, el NIF que aparece en el mensaje no es el mío. Lo mejor, el importe.

Pantallazo de la multa recibida. El importe: 86163571520 €

Menos mal, menos mal que no compré aquel viaje por el precio que me proponía Iberia.

Por otra parte, diré que me parece fatal la falta de ortografía que cometen al escribir «informarte» con tilde. Adicionalmente, el titular «Lo sentimos tienes una multa» está pidiendo una coma a gritos.

(En el pantallazo he eliminado parte del NIF/CIF y del Nombre).