De grandezas

Un hombre nunca es tan grande como cuando se agacha para hablar con un niño.

Publicada el
Categorizado como Crianza Etiquetado como