La dama de Elche

Mientras los jornaleros aprovechan un rato de descanso para refrescar su garganta, secar su sudor y relajar los músculos, el joven Manuel Campello Escáplez tomó un pico, comenzó a cavar y se encontró con esta maravilla a la que llamaron La Reina Mora.

Esa Reina Mora, que más tarde recibiría el apodo por el que la conocemos, La Dama de Elche, acabó en el Museo Arqueológico Nacional de España (en Madrid), tras un recorrido por otros museos y ciudades.

Es un busto ibero de los siglos V-IV antes de Cristo que nos muestra el rostro perfecto de una dama con un tocado caracterizado fundamentalmente por dos rodetes en sus laterales. No sabemos quién era aquella mujer que se convirtió en inmortal gracias al talento de su creador, la buena suerte de su descubridor y el cuidado de los demás involucrados.

De Trabajo propio. Fotografía: Francisco J. Díez Martín, 11 de diciembre de 2004., CC BY-SA 2.5, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=1581132

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.