El príncipe de la niebla, de Carlos Ruiz Zafón

Nunca había leído nada de este autor, y ha sido precisamente en el año de su fallecimiento cuando me he acercado por vez primera a su obra. Gracias a mi hijo Dani: era una de las lecturas propuestas para este curso en su asignatura de Literatura y me lo recomendó. Y acepté su recomendación.

Es una obra para un público “juvenil”, si es que existen obras de ese tipo (el propio Ruiz Zafón huía de ese tipo de etiquetas), y nos describe las aventuras de una familia que, por culpa de la guerra (Segunda Guerra Mundial), decide mudarse a un tranquilo pueblo costero. Allí comienzan a suceder una serie de acontecimientos extraños que desembocan en un desenlace (al menos para mí, que hace mucho que no soy público juvenil), inesperado. He disfrutado leyendo este libro, y creo que eso es siempre el mejor cumplido que puede hacerse.

Más allá del argumento y de los sucesos extraños, hay algo que me ha encantado del libro: el uso tan maravilloso que hace del lenguaje. En estos tiempos en los que tendemos a simplificar al máximo lo que ofrecemos a nuestros jóvenes, tratándolos como si fueran tontos y logrando que no se ofendan por ello, El Príncipe de la Niebla no escatima detalles, adjetivos y expresiones que otros considerarían inapropiados para estas edades en las que juegan a juegos de mayores de 18 pero huyen de libros para mayores de 8.

Porque la única forma de subir una escalera es haciendo que cada escalón esté un poco más alto que el anterior.

Doy las gracias a Dani y a Patricia, su profesora de Lengua y Literatura, por haberme acercado esta obra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.