Cuando tu hijo…

te busque con su mirada, míralo;
te tienda sus brazos, abrázalo;
te busque con su boca, bésalo;
te quiera hablar, escúchalo;
se sienta desamparado, ampáralo;
se sienta solo, acompáñalo;
te pida que lo dejes, déjalo;
te pida volver, compréndelo;
te pida jugar con él, juega con él;
se sienta triste, consúelalo;
esté en el esfuerzo, anímalo;
pierda toda esperanza,
aliéntalo.

Texto en postal regalada por mis padres.

Gracias por todo, papás.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.