El olor a tierra mojada tras la lluvia

Petricor. Así es como se conoce, y es de esas bonitas palabras que aparecen en esas recopilaciones de “conceptos para los que no sabías que existía una palabra”. A los afortunados lectores de Juan Gómez Jurado les resultará, también, familiar.

Esta palabra procede del griego antiguo πέτρα pétra ‘piedra’ e ἰχώρ icór ‘icor, líquido que fluye por las venas de los dioses griegos’.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.