El entierro del Señor de Orgaz, de El Greco

Gonzalo Ruiz de Toledo, IV Señor de la villa de Orgaz, en Toledo (aunque esa dinastía recibió generaciones después el título de Conde, el que nos ocupa era Señor. Siendo muy querido en su ciudad y con fama de santidad (ya en vida), decidió ser enterrado en el rincón más humilde de la iglesia de Santo Tomé. Cuando llegó el momento de depositar el cuerpo en la sepultura, San Agustín y San Esteban descendieron para ser ellos quienes llevaban a cabo esa tarea.

Dos siglos después. el Greco, Doménikos Theotokópoulos, recibió el encargo de representar el milagro. Y entonces surgió el otro milagro de esta obra: ella misma. En este lienzo de 4,80 metros de alto y 3,60 metros de ancho, el genio cretense nos representa, en la parte inferior, el milagro referido, en lo que además se puede considerar el primer retrato grupal realizado en España. En la parte celestial -en donde El Greco tuvo total libertad- se puede ver al trío central (la Virgen, San Juan Bautista, Jesucristo) y, bajo ellos, un ángel subiendo el alma del CondeSeñor de Orgaz. Además podemos ver a personajes del Antiguo (Moisés, David, Noé) y del Nuevo (además de los ya mencionados, también María Magdalena, San Pedro y algunos sin confirmar).

De El Greco – Trabajo propio, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=38746498

Osos

Ibrahim Sedef, apicultor turco, cansado de soportar cómo noche tras noche unos golosos osos devoraban su miel, y tras haber probado numerosas artimañas para evitarlo, decidió ponerlos de su parte.

No, no dedicó tiempo a convencerlos. Pero sí preparó recipientes con mieles diferentes para ver cuáles elegían sus expertos.

Y sí, los osos fueron a por la cara. Y la más barata, ni la probaron.