Osos

Ibrahim Sedef, apicultor turco, cansado de soportar cómo noche tras noche unos golosos osos devoraban su miel, y tras haber probado numerosas artimañas para evitarlo, decidió ponerlos de su parte.

No, no dedicó tiempo a convencerlos. Pero sí preparó recipientes con mieles diferentes para ver cuáles elegían sus expertos.

Y sí, los osos fueron a por la cara. Y la más barata, ni la probaron.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.