Archivo por meses: julio 2012

Nike, Maratón y los Juegos Olímpicos

La batalla de Maratón enfrentó a persas y atenienses en el año 490 a.C. Las mujeres atenienses habían planeado matar a sus hijos y suicidarse si no recibían noticias de la victoria de los suyos, para no convertirse -suponemos- en esclavas de los persas. Vencieron los atenienses, pero tardaron más de lo esperado, así que el general Milcíades el Joven decidió enviar a Filípides a comunicar la noticia de la victoria. Filípides, tras un día completo de dura batalla, usó lo que quedaba de sus fuerzas para recorrer la distancia que separa la llanura de Maratón de la ciudad de Atenas. Llegó, pero al borde de la muerte, y solamente pudo pronunciar una palabra: νίκη (pronunciado [ni’ke]) antes de fallecer. Nike significa, pues, victoria. Y la pronunciación más cercana a la realidad es «Niké», mejor que «Naik» o «Naiki».

Pintura de Filípides llegando a Atenas, por Luc-Olivier Merson (1869)

La distancia que recorrió el gran Filípides es de aproximadamente 42 kilómetros (algo menos) así que se creó una competición al efecto (desconozco cuándo) y en los primeros Juegos Olímpicos de la era moderna (1896), se incluyó esta prueba. Poco tiempo después, en los Juegos Olímpicos de Londres (1908) se alargó un poco la distancia para que la meta estuviera justo frente al palco de autoridades (se dice que porque llovía y para que los reyes no se mojaran). Y la distancia quedó establecida en lo que ahora conocemos: 42 kilómetros, 195 metros. Es una de las pruebas reinas de los Juegos Olímpicos y son multitud los maratones que se celebran en el mundo cada año.

Como de costumbre, la realidad supera a la ficción. El bueno de Filípides no recorrió los apenas 40 kilómetros que separan Maratón de Atenas para comunicar una victoria, sino los 240 kilómetros que separan Atenas de Esparta, para pedir refuerzos. Pero ir a pedir refuerzos suena menos glorioso que ir a comunicar una victoria, así que el bueno de Filípides ha pasado a la historia por una hazaña que no realizó y que le hubiera costado bastante menos que lo que hizo en realidad.

El cementerio de Staglieno

Cuando se mencionan los cementerios más bellos, pocas veces se recuerda el de Staglieno, en Génova. Sus jardines fueron diseñados por el arquitecto genovés Carlo Barabino y entre sus bellas esculturas hay obras de Leonardo Bistolfi, Giulio Monteverde y Edoardo Alfieri.

Escultura en el cementerio de Staglieno, Génova, por Twice25 & Rinina25

Las primeras noticias sobre este cementerio llegaron a nuestra familia, hace ya mucho tiempo, en forma de postales que un enamorado de mi tía Carmiña le enviaba. Debo decir que no era extraño que este viajero estuviera enamorado de mi tía: era muy guapa, aún más inteligente que guapa, y aún más buena que inteligente.

Hoy era su cumpleaños, así que este post va por ella. Te envío el beso que no te pude dar :* Que sepas que hoy en Moaña el cielo ha estado todo el día llorando.

Seis consejos sencillos para salir de la crisis

  1. Haz tu trabajo lo mejor posible.
    Da igual cuál sea tu trabajo, intenta hacerlo perfectamente. Sé el mejor del mundo. Si no tienes trabajo, y quieres tenerlo, esto es igualmente aplicable: sé el mejor del mundo realizando el trabajo que pretendes.
  2. Ama la empresa a la que perteneces (si perteneces a alguna).
    Es importante que seas consciente de que tú eres parte de la empresa y que su bien es el tuyo. Este punto es válido si la empresa se lo merece. Si ha decidido contratarte, seguramente es una buena empresa.
  3. Adáptate.
    Esto vale a nivel individual: quizá tu empresa haya tenido que despedir a otra persona y tú tendrás que hacer (además del tuyo) su trabajo. O quizá te hayan despedido a ti y tienes que montar tu propio negocio. Vale también a nivel colectivo: quizá tu empresa se tiene que reinventar y sacar al mercado productos o servicios que no entraban en el plan inicial.
  4. Innova. Inventa.
    Esto es clave; nunca pienses que ya has llegado a la excelencia. Sigue mejorando. Investiga nuevos caminos. Crea.
  5. El grupo es más importante que el individuo.
    Si el grupo (departamento, empresa) al que perteneces funciona bien, será bueno para todos los componentes del grupo. Incluso aunque algún miembro salga aparentemente perjudicado con las decisiones. Esto es cierto incluso aunque seas tú el perjudicado. Esto es especialmente cierto si tú eres el jefe.
  6. Diviértete.
    Este es el punto más importante de todos. Disfruta, pásatelo bien en tu trabajo. Yo suelo decir que mi trabajo es mucho más divertido que el tiempo libre de muchas personas. Y sí, mi tiempo libre es aún más divertido que mi trabajo.

Como sabéis, estos días se ha criticado intensamente (en España) toda la atención que ha concitado la selección española de fútbol. Que yo haya disfrutado con la selección no me convierte en un insensible, y no significa que no me importe la crisis, que no me importe el incendio de Valencia o que no me importen las masacres de Siria; del mismo modo que alegrarte por un hecho trivial no implica que no te importe que miles de personas mueran de hambre cada día.

Sin embargo, como digo, se han vertido intensas y numerosas críticas estos días. Por mi parte, debo decir que estos puntos que menciono aquí los he aprendido viendo jugar a los nuestros. ;-). Gracias por enseñarnos a salir de la crisis, cracks!.