El día de llevar los niños al trabajo

Vivimos en una sociedad que, en general, ha decidido no mirar hacia los niños. O, si los mira, lo hace considerándolos ciudadanos de segunda tercera clase. Por supuesto, nuestras necesidades (de trabajo e incluso de ocio) son más importantes que las suyas.

En España la baja por maternidad es de cuatro meses (la de paternidad es completamente ridícula: quince días). Esto significa que la madre de un bebé de cuatro meses (todavía en puerperio, todavía posiblemente con lactancia exclusiva) tiene que reorganizar toda su vida (y la de su hijo) para poder asistir al trabajo (intentando rendir como el que más, claro) y, ya en casa, poder compensar la ausencia a la que somete a su hijo.

Sé que este es un tema en el que confluyen muchos factores y que, tal como tenemos montada la sociedad, deja (todavía más) a la mujer en una situación de inferioridad con respecto al hombre. Las soluciones son múltiples y variadas: reducciones de jornada, implantación de teletrabajo y ¿por qué no? llevar a los niños al trabajo.

Pero lo que pretendo con este post es, simplemente, un primer paso hacia esa última propuesta: ¿qué os parecería si tuviéramos un día al año en el que se “pudiera” llevar los niños al trabajo? ¿Y si ese día pudiéramos trabajar casi (o igual, o mejor) que cualquier otro día?

Quizá podría ser el primer paso hacia un futuro más bonito. ¿Os animáis?

12 pensamientos sobre “El día de llevar los niños al trabajo”

    1.  Yo creo que sería bueno para nuestra sociedad en general y para nuestros niños en particular si no hubiera dos “mundos paralelos”, y los niños pudieran estar más en contacto con los adultos. Quizá este pueda ser un primer paso.

      Por otra parte, creo que es mejor tener el niño al lado que tenerlo en casa y estar con la mente en casa y el cuerpo en el trabajo :)

  1. Yo creo que eso no es algo tan novedoso: lleva sucediendo desde la antigüedad y sólo en los últimos años y en ciertas sociedades “avanzadas” nos parece algo extraño. Antes se vivía más en familia, y si ésta trabajaba en el campo, los niños también iban a recoger aceitunas, a alimentar los animales, etc. CON los padres.
    Si el padre era artesano (por ejemplo carpintero), pues seguramente su vivienda estaba junto a la “zona de trabajo” y los niños pululaban  recogiendo virutas o jugando con la madera…
    Eso de que ahora vivamos a kilómetros del trabajo y estemos tan separados, pues tiene grandes desventajas…

    Y ciertamente, hay cantidad de trabajos en los que perfectamente podríamos tener a nuestros hijos cerca (que no nos engañemos, es lo que ellos querrían… y también muchos de nosotros)

    Por cierto, enhorabuena por la página!

  2. Pues sí. Un día llevando nuestros hijos con nosotras -o nosotros-  al trabajo, y habría tal revolución que a lo mejor alguien reflexionaba de ver que no es tan mala idea…

  3. Ojalá no llegue sólo el día en que podamos llevarlos una vez al año, sino cuando queramos, que no nos juzguen, que nos parezca lo normal… En esta sociedad adultocentrista todavía nos queda mucho por mejorar…

  4. me acabo de reincorporar al trabajo, y podría decirse que me he llevado a mi hijo estos dos primeros días, soy dependienta y mi hijo muy bueno y he podido hacer este trabajo perfectamente.
    a partir de mañana, lo dejaré en casa de mi madre por miedo a que me echen, yo he pensado en llamar a los medios y que me hicieran un reportaje de como trabajo y cuido a mi niño, para ayudar al tema.
    pero tu idea me parece mucho mejor!!! cuenta conmigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


+ 3 = siete

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>