De putas (con perdón) a señoras

Hay una obra del pintor veneciano Vittore Carpaccio, tradicionalmente conocida como “Las dos cortesanas”, que representa a dos mujeres, solas, sentadas. El cuadro recibía el nombre de “Dos damas venecianas” aunque era conocido, como digo, por “Las dos cortesanas”.

Vittore Carpaccio 079

Y sios parece injusto que el hecho de que dos mujeres estén tranquilamente sentadas y por ello ya reciban el apelativo de “cortesanas” por los expertos en arte, seguro que os indigna saber que cuando se descubrió que el cuadro estaba a medias, y que en su parte superior se representaba una escena de caza en una laguna, el título pasara a ser “La espera”.

La presencia de los maridos ha convertido, de repente, a dos prostitutas en dos ejemplares esposas.

Feliz día de la Mujer.

Hablamos de esto en la Primera Época de El Cartapacio.