Buscando un nombre de varón…

…no, no estamos pensando en bautizar a nadie pronto (¡creo!), pero sí os reto a encontrar un nombre de varón que no tenga ninguna de las letras de mi nombre: Carlos.

Solos (o no) en el bosque

Os propongo las siguientes situaciones (similares, pero con alguna diferencia), y espero que me contéis cómo os las apañaríais.

  1. Estáis en un bosque, sin compañía humana. No hay posibilidad de comunicarse ni de salir del bosque (imaginemos que es tan grande que no se puede plantear esa salida). No hay peligro de que un animal os ataque, pero si comes una planta venenosa te puede matar. No hay tampoco peligros relacionados con la meteorología (lluvia torrencial, frío o calor extremos). Os recogen dentro de una semana. ¿Qué haríais?
  2. Estáis en un bosque, sin compañía humana. No hay posibilidad de comunicarse ni de salir del bosque (imaginemos que es tan grande que no se puede plantear esa salida). Sí puede haber animales o plantas peligrosas. La meteorología es la que te toque (puede haber lluvia torrencial, frío o calor extremos). Os recogen dentro de un año. ¿Qué haríais?

¿Cómo variarías las anteriores respuestas si además tuvierais que estar pendiente de cuidar a otra persona? ¿Y si la otra persona no necesita cuidados?

Estáis en un bosque, sin compañía humana. No hay posibilidad de comunicarse ni de salir del bosque (imaginemos que es tan grande que no se puede plantear esa salida). No hay peligro de que un animal os ataque, pero si comes una planta… Clic para tuitear

Cae la tarde

Esta fotografía forma parte de un reto que me ha propuesto mi admirado Manuel Prieto. Una fotografía en blanco y negro cada día, durante siete días seguidos. Sin personas. Sin explicaciones. De mi vida cotidiana. Aquí está la segunda. 2/7.

Cae la tarde

El escritorio

Esta fotografía forma parte de un reto que me ha propuesto mi admirado Manuel Prieto. Una fotografía en blanco y negro cada día, durante siete días seguidos. Sin personas. Sin explicaciones. De mi vida cotidiana. Aquí está la primera. 1/7.

El escritorio