Por qué algunas personas siempre llegan tarde

En el sitio web de la BBC han publicado un vídeo (6m21s, inglés) en el que se exponen algunas cuestiones muy interesantes, relacionadas con que algunas personas lleguen con frecuencia tarde. Os indico aquí algunos puntos que me han parecido interesantes:

  • hay dos tipos de personas: los que llegan antes de tiempo y los que llegan tarde.
  • según una encuesta (año 2014, USA), 1 de cada 5 personas llega tarde a su trabajo 1 día a la semana, y esta falta de puntualidad es especialmente habitual en los millenials (nacidos entre 1980 y 2000).
  • se hizo un experimento (2016, Washington University) que concluyó que hay personas con muchas dificultades para gestionar lo que llaman time-based prospective memory (algo así como memoria prospectiva basada en el tiempo: «a la hora X debo hacer tal cosa», frente a la memoria prospectiva basada en eventos: «cuando termine X debo hacer Y»).
  • estas personas que llegan tarde… no llegan tarde a todo: por ejemplo, nunca pierden un avión o un tren, solamente llegan tarde a situaciones que no tienen consecuencias graves (hago un pequeño recordatorio aquí a esa educación de premios y castigos, que tanto daño nos hace).
  • las personas que llegan tarde suelen ser más tendentes al desorden (esto me parece esperable) y suelen comenzar una cosa antes de terminar otra.

Y dejo aparte el punto que me parece más importante: esto se puede cambiar, no es algo marcado a fuego en nuestro ADN. Pero hay que querer cambiar y darnos cuenta de que si somos capaces de no perder un tren, también somos capaces de no llegar tarde a una cita con un amigo.

La puntualidad

Creo que por primera vez en trece años de carrera profesional, hoy he llegado tarde a una reunión. La impuntualidad es algo que detesto (y que, afortunadamente, tolero mucho más en los demás que en mí).

Cada vez que somos impuntuales, estamos transmitiendo lo siguiente:

  1. soy un desastre, no sé organizar ni mi vida; por favor, no confíes en mí. Evidentemente, si no somos capaces de cumplir con una hora pactada, es que tenemos serios problemas de organización.
  2. tu tiempo no me importa en absoluto. La persona que ha quedado con nosotros a una hora ha organizado su horario para poder cumplir con nosotros: quizá no ha podido llevar a su hijo al colegio, quizá ha cancelado otra reunión… y nosotros le demostramos que eso no nos importa en absoluto.

Por eso, hoy, cuando llegué casi media hora tarde a mi cita con Manuel, le presenté mis disculpas.

En mi descargo, he de decir que la reunión se confirmó solamente con media hora de antelación, que confundí mi localidad de destino por otra de nombre muy parecido (y, afortunadamente, muy cercana) y que mi GPS decidió no querer funcionar.

Para Manuel 😉