1, 2, 3

Una vez es coincidencia, dos es casualidad y tres es la acción del enemigo.

Ian Ripper, en boca de James Bond