Olvido, por favor, que hay niños delante

Ayer saltó a las redes sociales un vídeo de Olvido Hormigos, concejala del Ayuntamiento de Los Yébenes, en Toledo (España), en donde aparece realizando un acto íntimo, que graba para su amado. Ese vídeo privado fue saltando de móvil a móvil, y acabó siendo publicado en Internet.

Como sabéis quienes me seguís y conocéis, desde unos cuantos años atrás me interesan (y mucho) todos los asuntos relacionados con la crianza y la educación de los más pequeños.

Así que quiero decirte, Olvido, que, desde luego, eres muy libre de masturbarte (faltaría más) en tu tiempo de ocio, eres libre de grabarlo, eres libre de enviar ese vídeo a quien tú quieras (incluso eres libre de publicarlo en internet, si te apeteciera). Pero, por favor, te pido una cosa: que no olvides que hay niños delante. Los niños, como sabrás, son esponjitas que absorben todo, que asimilan todo, que aprenden todo.

Y yo no quiero que nuestros niños aprendan que masturbarse, tocarse, disfrutar con el propio cuerpo (e incluso grabarlo y enviarlo a un ser amado) es motivo de dimisión. No quiero que sientan que es algo de lo que tengan que avergonzarse. No quiero que piensen que alguna parte de su cuerpo es sucia. Y, desde luego, no quiero que consideren que amar es más motivo de dimisión que robar.

Así que, por favor, Olvido, no dimitas. Hay niños delante.