De odios y Quevedos

Siempre pienso en el buen juego que daría el único Don Francisco de Quevedo y Villegas en un medio social tan proclive s la discusión y a la ironía como twitter.

Prácticamente no quedó nadie no criticado por él: de memoria pienso en dentistas, gallegos y negros, pero seguro que hubo más.

Ya nadie odia como odiaba Quevedo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.