El Coloso de los Apeninos, de Giambologna

Villa Patrolino, lugar de encuentros y solaz de Francisco de Medici y su amante Bianca Cappello, se concibió como un lugar único en el que jardines y monumentos rivalizaran en belleza y elegancia.

Situado cerca de los montes Apeninos, el elegido escultor Giambologna (Juan de Bolonia) asumió la responsabilidad de crear una imponente estatua que acabó siendo un homenaje a esa cadena montañosa. Así nació el Coloso de los Apeninos, una escultura de más de diez metros, mitad hombre, mitad montaña.

De su nariz salía humo y sus ojos se iluminaban con fuego. No cuesta mucho imaginarse el regalo que era presenciar esa escena en las noches de verano de aquella villa cercana a Florencia, creada para acoger aquellos amores entre Francisco y Bianca.

By Costantinus at Italian Wikipedia, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=38289790
Publicada el
Categorizado como Arte

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.