El padre simpático

Le gustaba gastar bromas, y en aquella madrugada se sentía especialmente simpático, así que, silenciosamente, se dirigió a la habitación donde dormían sus hijos gemelos y, sin despertarlos, los cambió de cama. Vivieron el resto de su vida pensando que eran el otro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.