El Mónica María

Un día, desde la terraza de mi casa, lo vi por primera vez. Yo estaba muy acostumbrado a ver petroleros (fondeaban habitualmente en la Ría de Vigo), pero aquel era el mayor que había visto jamás. Su nombre, Mónica María.

Me pasaba horas contemplándolo con los prismáticos de papá, viendo cómo la gente se movía dentro de él en moto (medía más de 300 metros de eslora [largo]). También era impresionante pasar a su lado (en barco, lógicamente) y verlo de frente, porque incluso su manga (ancho) era enorme: 53 metros.

Os dejo una foto y un link donde se habla un poco más de él.

Mónica María (de fene.com)

8 comentarios

  1. mi padre trabajo en el y yo con 14 años mas o menos lo visite unas tres veces mientras estuvo fondeado en vigo lo mas impresionante era el salon bar que tenia de todo mesa de villar ect y el ascensor que te llevaba a la sala de maquinas impresionante motor y las vistas de la ciudad desde la sala de mandos o ponerme en la proa y ver pasar los barcos de pasaje que iban a moaña parecian chalupas o barcos de juguete desde las alturas muchos recuerdos al ver esta pagina por casualidad…

  2. Hoy en la comida de Navidad hemos recordado anécdotas de mi infancia en la que ocupa un lugar destacado los 2 veranos que viví en el barco en el que trabajó mi padre, el Mónica María. Imaginad lo divertido que fue para mí. El barco era impresionante. Creo que tenía 325 metros de eslora. Allí aprendía nadar, en la piscina que tenía en la popa. Todos los días eran una aventura cuando los hijos de los oficiales jugabamos en el laberinto del puente. Ibamos al gimnasio, a la sala de cine, etc. Correr por la cubierta era una jinkana. En fin, una experiencia increíble menos por el acceso al buque, pues subíamos por una escalinada de cuerdas no apta para cardíacos.
    La mayor parte de la tripulación era vasca, qué sería de ellos? El cocinero asturiano, Antón, iba 2 veces por semana al mercado de Vigo a comprar lo mejor. Comíamos de lujo. Y el armador, de vez en cuando aparecía y se preocupaba por sus empleados, no como muchos de los empresarios de ahora. En fin, y según mi padre, nunca habrá unha naviera como LETASA.

    1. Entonces podemos decir que pasamos un par de veranos cerca, José Ramón. Uno en mar y otro en tierra, pero cerca. Qué bonitos recuerdos. Ojalá puedas contactar con alguno de los miembros de la tripulación. Un saludo!

  3. Ese barco estaba en el puerto de Vigo el día que yo nací y, además, nos llamamos igual. Siempre creí que lo del petrolero Mónica María era un cuento de mi familia y, mira por dónde, ahora puedo hasta verlo gracias a este blog.

    1. Me ha encantado conocer esa historia. Por supuesto que el Mónica María existió. Enorme, como digo. Estaba en medio de la ría (no exactamente en el puerto, aunque toda la ría es un precioso puerto natural). Recuerdo que al ir de Moaña a Vigo (o viceversa) resultaba impresionante darse cuenta de lo ancho que era el barco (lo largo ya lo sabíamos).

  4. Recuerdo ir de excursión en por la ría de Vigo en el verano del 79, tenía 5 años y me quedé impresionada viendo uno tan enorme.
    Flipé cuando un monitor me pasó unos prismáticos y vi mi nombre escrito en él casco.
    Nunca lo he olvidado.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.