Categorías
Historia Religión

La papisa Juana

La historia de la papisa Juana, como tantas otras historias, navega entre la realidad y la leyenda. Y, lógicamente, hay varias versiones. Os contaré una de ellas; espero que la disfrutéis.

El monje Gerbert, predicador en Maguncia [hoy Alemania], tuvo una hija en el año 822, llamada Juana. Juana, lógicamente, creció en un ambiente de monasterios, religiosidad y teniendo fuentes de conocimiento muy cercanas. Para poder seguir accediendo a esa información, decidió hacerse pasar por un hombre. Como hombre fue avanzando en la carrera eclesiástica hasta llegar a ser elegida Papa, con el nombre de Benedicto III.

Se enamoró del embajador Lamberto de Sajonia, y se quedó embarazada. Sin embargo, pudo disimular su embarazo… pero no el parto, que se produjo en una procesión. El gentío, enfurecido, acabó con la vida de Juana.

Gracias, Clara :*

Actualización (2011-06-23):
Y este es el motivo por el que, durante mucho tiempo, se comprobaba si cada nuevo Papa tenía pene y testículos: Duos habet et bene pendentes (Tiene dos, y cuelgan bien).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.