Amargura y dulzura

El aprender es amargura, el fruto es dulzura.

Que no tiene por qué serlo. Pero, de serlo, amargura bien empleada.