Deporte, juego limpio y compañerismo

El deporte -el fútbol en este caso- siempre nos deja detalles que nos hacen recuperar toda la fe en el ser humano. Quiero compartir con vosotros dos ejemplos, preciosos, que han llegado a mí en los últimos días.

El primero es este honesto gesto de Felix Bastians, indicándole al árbitro que ese penalti que les estaba pitando y les favorecía, no era tal cosa:

El segundo, este precioso gesto de un equipo en el funeral de Alexander, uno de sus compañeros. Su último gol.