Javier Krahe, un cantautor único

Comenzaré por contaros cómo conocí la existencia de Krahe. En una de esas jornadas de intenso trabajo, di a conocer a mi compañero y amigo Jose (hola hola) algunas canciones del gran Chicho Sánchez Ferlosio, ya mencionado en este vuestro blog. Inmediatamente, Jose lo relacionó con Javier Krahe y me dio a conocer Marieta, una de sus canciones.

Desde entonces no he dejado de escuchar el casi siempre fino humor de este cantante. Os indico alguna de las obras que más me gustan, por si os place comenzar por esas: Como Ulises (en la que nos habla de su maravilloso viaje), Villatripas (las vicisitudes de las estatuas -o no- y de las rivalidades entre pueblos), El dos de Mayo (aquí las rivalidades ya se extienden a países… y al propio hogar), Antípodas (tremendamente recomendable si estás aprendiendo qué son las esdrújulas y una buena demostración de dominio de la lengua) y Piero della Francesca (un recorrido por figuras geométricas, apoyándonos en el gusto del bueno de Piero por el dodecaedro).

Tiempo después de descubrir a Krahe a través de Jose y Chicho Sánchez Ferlosio, descubrí que Krahe se dedicó a la música… gracias a Chicho.

Para Jose.