Archivo de la categoría: Citas

Nacimiento de Jesús según el Evangelio de Lucas (Lc 2, 6-12)

6 Y sucedió que, mientras ellos estaban allí, se le cumplieron los días del alumbramiento,

7 y dio a luz a su hijo primogénito, le envolvió en pañales y le acostó en un pesebre, porque no tenían sitio en el alojamiento.

8 Había en la misma comarca unos pastores, que dormían al raso y vigilaban por turno durante la noche su rebaño.

9 Se les presentó el Angel del Señor, y la gloria del Señor los envolvió en su luz; y se llenaron de temor.

10 El ángel les dijo: «No temáis, pues os anuncio una gran alegría, que lo será para todo el pueblo:

11 os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un salvador, que es el Cristo Señor;

12 y esto os servirá de señal: encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre.»

Estos versículos del segundo capítulo del evangelio de Lucas recogen algunos datos muy interesantes sobre el nacimiento de Cristo. Los he escogido para hoy porque, como seguramente sabréis, celebramos la Navidad, ese nacimiento que marcó el comienzo de nuestra era.

Y los he escogido del evangelio de Lucas porque, según la tradición, Lucas conoció personalmente a María, la madre de Jesús. Así que no sería raro que en esas líneas hubiera información proporcionada por una protagonista de primer nivel: María.

Feliz Navidad.

Quod natura non dat, Salmantica non præstat

En el edificio que albergaba las llamadas enseñanzas menores de la Universidad de Salamanca (título de Bachiller, primer grado académico que tenían los antiguos universitarios) se podía leer la frase que hoy comentamos:

Quod natura non dat, Salmantica non præstat.

Lo que la naturaleza no da, Salamanca no lo presta. En resumen: que si no tienes capacidad, por mucho que estés en Salamanca, no te va a venir la inteligencia de la nada.

De José Luis Filpo Cabana – Trabajo propio, CC BY-SA 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=12310154

¿Vas pra Leixões?

En muchas ocasiones mi madre me ha dicho esta frase, aprendida a su vez de su madre, que también la usaba con ella. ¿Vas pra Leixões? Es una frase que se usa cuando, para alguna acción, generalmente relacionada con aprovisionarse para algo, se prepara mucho más material que el que se necesita. Por ejemplo, si vas a hacer una excursión de una tarde y llevas comida y ropa para un par de días (sí, estoy exagerando un poco, pero qué sería del mundo sin las exageraciones de las mamás, ¿verdad?) es un momento adecuadísimo para soltar un ¿vas pra Leixões?

A este Leixões, pronunciado como [lei’sos] (disculpadme los expertos en fonética) iban, al parecer, marineros a pescar durante varios días, de ahí la expresión.