El relato más breve del mundo

Durante mucho tiempo, este relato del hondureño Augusto Monterroso, titulado «El Dinosaurio» fue el más breve:

Cuando despertó, el dinosaurio ya no estaba allí.

Hasta que en el año 2005, el mexicano Luis Felipe Lomelí escribió «El Emigrante»:

¿Olvida usted algo? -¡Ojalá!

Ya puestos, he aquí mi propia aportación (2011, Carlos Costa Portela), llamado «Todo se termina»:

¿Me amas? – Ya no.