Adelantándose al futuro

Según se puede ver -y escuchar- en este vídeo, este coche de Tesla predice un accidente antes de que se produzca. Si lo escuchas con el volumen activado, podrás escuchar los pitidos que indican la detección de la colisión (antes de que suceda, como decimos). Siempre me pregunto que cuánto falta para que se nos prohíba conducir a los humanos.

Coches que conducen solos. Sí, de Google, claro :)

Google lleva un tiempo trabajando en un proyecto revolucionario: coches que conducen solos. Tiene a Toyota como socio en esta aventura que cambiará -una vez más- el mundo. Han hecho unas cuantas pruebas por las carreteras de California (en todas las situaciones) y, tras haber recorrido unos 200.000 km (que es perfectamente la vida útil de un coche), solamente han tenido un leve accidente: un coche -¡conducido por un humano!- golpeó uno de los coches de Google. Es decir, que el saldo de los 200.000 kilómetros de pruebas es ningún accidente cometido por los coches.

Realmente parece ciencia ficción y, honestamente, no me extrañaría que algún día nos dijeran que hemos picado todos en una macrobroma. Pero prefiero creer que es verdad, y me encanta saber que dentro de ocho años (allá por el 2019) ya veremos estos coches por nuestras carreteras. Espero que pronto se nos prohíba conducir a los seres humanos… y que el precio de los coches no sea excesivo. Se nos avecina un bonito futuro, con menos accidentes y con menos tiempo perdido en viajes (porque serán más rápidos y porque se podrá hacer otras cosas mientras se conduce).

Tienes una multa

Hoy he recibido un correo cuyo subject es “Tienes una multa”, procedente de multas@buscamultas.com. Lo primero que he pensado es que se trataba de algún tipo de spam. Analizando el correo he visto que no era spam, aunque sí un error. Hasta donde yo sé, los chicos de buscamultas.com no tienen mi correo y, además, el NIF que aparece en el mensaje no es el mío. Lo mejor, el importe.

Pantallazo de la multa recibida. El importe: 86163571520 €

Menos mal, menos mal que no compré aquel viaje por el precio que me proponía Iberia.

Por otra parte, diré que me parece fatal la falta de ortografía que cometen al escribir “informarte” con tilde. Adicionalmente, el titular “Lo sentimos tienes una multa” está pidiendo una coma a gritos.

(En el pantallazo he eliminado parte del NIF/CIF y del Nombre).

Conducir por la izquierda

Hace unos meses tuve la ocasión de conducir por el Reino Unido. Como sabréis, allí tienen el volante a la derecha del coche (y, como consecuencia, los coches circulan por el carril izquierdo de la calzada). Yo vivo en España, donde se conduce por la derecha de la calzada.

He de decir que a mí esto me parecía una tarea fuera de mi alcance, pero (quizá por el Efecto Pigmalión que ejercieron sobre mí mi hijo, mi esposa y mi hermana) me atreví a afrontarla.

Una vez que estás en el coche, lo primero que sorprende y desconcierta es que el cambio de marchas está a la izquierda (no podía ser de otra manera). Afortunadamente, el volante funciona igual ;-).

Una vez se arranca, existe la tendencia inconsciente a llevar el coche demasiado a la izquierda (uno de los accidentes más habituales entre los conductores del continente es chocar contra coches aparcados o ciclistas). Es lógico, dado que lo habitual es estar en el lado izquierdo del coche y no necesitar tanto espacio por ese lado. Un buen consejo, que a mí me fue de gran utilidad, es intentar pegarse a la línea del centro de la calzada.

Otra situación potencialmente conflictiva son las rotondas. Obviamente, se toman al revés (en sentido de las agujas del reloj).

Como buenos británicos, ellos argumentan que somos nosotros los que conducimos al revés, remontándose al origen de esta forma de circular, para el que hay dos teorías: de los torneos entre caballeros (se llevaba la lanza en el lado derecho), y de los coches de caballos (para que el látigo, llevado generalmente en la mano derecha, no golpeara a los peatones).

No es el Reino Unido el único país donde se conduce por la izquierda. Japón o Australia (entre otros muchos) también comparten esa forma de conducir.

En ocasiones un país decide cambiar de un modo a otro (ha habido cambios en ambos sentidos). El proceso suele comenzar por vender coches con el volante en el nuevo sitio. A continuación, se decide la fecha y hora en la que se va a realizar el cambio. Llegada esa fecha y hora, se realiza el cambio. Por cierto, no suele haber accidentes ese día, porque todo el mundo conduce con cuidado (no sería malo tomar nota).

Reutilizando los tickets de la zona azul

El proceso nos lo sabemos todos: llegas con tu coche, aparcas en zona azul (o verde), y te vas a pagar a la máquina, pagando en general más tiempo del que estimas, por si surge un imprevisto. Dejas el ticket en el interior del coche y te vas a hacer tus cosas. Y luego vuelves. Y aún queda un buen rato para que caduque el ticket.

¿No os parecería buena idea que ese ticket pudiera ser reutilizado por otro usuario?. Yo alguna vez he pensado en dejarlo en la maquinita. ¿Qué os parece?.