Los raqueros de Santander

En Santander, durante el siglo XIX, la zona del puerto era frecuentada por niños mendigos, buscando que su pillería o la misericordia de los demás les otorgara algo que llevarse a la boca ese día. Una diversión habitual entre la gente pudiente -y sin escrúpulos- consistía en tirarles monedas al agua para divertirse viendo cómo los pequeños hundían sus cuerpos desnudos buscando el preciado tesoro. Un bonito conjunto escultórico nos recuerda a esos raqueros, que así se les llamaba.

Santander.Estatua.Lor.Raqueros.jpg
CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=88027

Ayer -no en el XIX, sino en este siglo XXI en el que vivimos- pasó algo en Madrid que me recordó demasiado a los raqueros: unos aficionados del PSV -da igual el equipo, realmente- tiraban monedas y se burlaban de cómo las mendigas luchaban por conseguirlas. O les obligaban a hacer flexiones a cambio de dinero. O quemaban billetes delante de sus narices, riéndose al ver cómo aún así intentaban cogerlos. Siglo XIX. O peor.

Me duele la Humanidad.

Las merluzas de Madrid

Por motivos laborales, mi abuelo viajaba a Madrid con cierta frecuencia. En una ocasión, en un paréntesis en su jornada de trabajo, se acercó a un restaurante para comer. Tras un rápido vistazo a la carta, lo tuvo claro: hoy tocaba merluza.

El camarero le sirvió el plato, mi abuelo se lo agradeció, pero rápidamente se dio cuenta de que algo no cuadraba. Con un discreto gesto, le pidió al camarero que se acercara, y señalando el plato, le dijo, mirándolo a los ojos:

– Na miña terra isto chámase xurelo.

El camarero dudó por un momento entre mantener la dignidad del restaurante o la suya. Al final, optó por la verdad:

– E na miña tamén.

¿Qué representan las estrellas de la bandera de la Comunidad de Madrid?

La bandera de la Comunidad de Madrid tiene, sobre fondo rojo, siete estrellas blancas de cinco puntas. Como de costumbre, existen diferentes explicaciones, pero la que parece que prevalece es la siguiente: las siete estrellas representan las siete estrellas de la constelación de la Osa Mayor.

¿Y por qué tienen cinco puntas? Esas puntas representan las cinco provincias con las que la Comunidad es límitrofe: Segovia, Ávila, Toledo, Guadalajara y Cuenca.

Flag of the Community of Madrid.svg
«Flag of the Community of Madrid». Vía Wikimedia Commons.

Patricia, juega con él en el cielo

Como sabréis, hoy se cumplen diez años de una fecha en la que sucedió algo terrible y en las que se nos rompieron demasiadas cosas. Aquel once de marzo, jueves, recibimos, a primera hora, una llamada en la que se nos decía que ETA estaba volando Madrid a base de bombas. Luego, más llamadas: a la familia, para que supieran que estábamos bien; de Ana y Jose, para saber si estábamos bien; a Sara, para ir juntos en coche al centro, ya que el transporte público estaba cancelado. En medio, la confusión, la incredulidad, el silencio y la tristeza. En la radio, Carod Rovira, que acababa de tener negociaciones con ETA, sorprendido y apesadumbrado por la tragedia.

Al día siguiente (o esa misma tarde, no lo recuerdo bien), la noticia de la cadena SER (mi cadena de cabecera hasta entonces), hablando de que se había encontrado a un terrorista suicida en uno de los trenes. Eso para algunos cambiaba todo, y para otros no cambiaba nada: la tragedia seguía siendo la misma. El viernes por la tarde, la manifestación en contra de los atentados. Al día siguiente, el SMS indicando la actitud de ocultación del PP y una llamada para acudir a la calle Génova. Ese mismo sábado ya hay detenidos islamistas. El domingo, las elecciones, a las que me gustaría sacar de este pudding, porque quedan en nada comparadas con los casi doscientos asesinatos; y porque la actitud de muchos políticos (y medios afines) fue lamentable, intentando arrimar el ascua a su sardina.

La semana siguiente era un goteo constante de malas noticias: cada día, al llegar a la oficina, alguien estaba viviendo una nueva tragedia, la de algún conocido que estaba enfermo o herido; la de la novia gravemente herida que vio a su novio por última vez protegiéndola con su cuerpo.

Y luego, las casualidades: la compañera de Clara que llegó justo cuando el tren cerraba las puertas ante sus narices y su ¡mierda! correspondiente; o nosotros, que íbamos a coger posiblemente uno de esos trenes si no hubiera explotado antes.

Unos días después, Clara tuvo un congreso en Sevilla y la acompañé hasta Atocha, para coger el AVE. Tras despedirla, me acerqué a la zona donde se recordaba a los asesinados. Y, en un rincón, resumiendo el drama y animando a mirar hacia el futuro, por encima de todas las declaraciones y arengas, un osito de peluche, con una nota:

“Patricia, juega con él en el cielo”.

¿Por qué el Rastro se llama así?

La calle principal del Rastro de Madrid recibe el nombre de Ribera de Curtidores. En la parte superior de esa calle (es una cuesta) se despellejaban los animales, para posteriormente curtir sus pieles, así que por esa calle descendía un reguero de sangre, procedente de esa tarea.

Y ese reguero es el causante de que a esa zona se le llame rastro.

Hemos encontrado otra explicación, y es que, en el siglo XVI, se conocía como “rastro” las carnicerías donde se desollaban animales. Es una explicación que no está demasiado lejos de la anterior, hay que decirlo.

Para Pilar 😉

Cercanías, mochilas y 11M

Poco después de los terribles acontecimientos del 11M en Madrid, me pasó lo siguiente en el tren de cercanías:

Estábamos sentados, relativamente cerca, dos hombres, una chica, y yo. Uno de los hombres aparentemente era del norte de África, por su aspecto y su acento. Y tenía una mochila. Hasta aquí, nada anormal.

Pero, en un momento dado, deja la mochila y nos dice que se va al baño, pero que estemos tranquilos por la mochila.

Y se fue. Entre nosotros, miradas preocupadas y risitas nerviosas. Y no, al final no pasó nada.

¿Le encontráis alguna explicación?

Algunas curiosidades sobre la fuente del Ángel Caído

La fuente del Ángel Caído, ubicada en el Parque del Buen Retiro de Madrid, es (o eso se dice) la única estatua del mundo dedicada al diablo.

El Ángel Caído. Foto de Thermos. Wikipedia.
El Ángel Caído. Foto de Thermos. Wikipedia.

No es cierto que sea la única estatua del mundo dedicada al diablo, por dos motivos:

  1. En Turín (Monumento al Traforo del Frejus) y en New York (Rockefeller Center) hay sendas estatuas dedicados a Lucifer.
  2. Se dice que todavía no era Lucifer, sino Luzbel; aún un ángel, justamente en el momento en que cae.

Esta estatua nos regala más curiosidades, como que se sitúa exactamente a 666 metros sobre el nivel del mar. Pero la que más me gusta, con diferencia, es la que nos cuenta que, para el rostro del Ángel Caído, el bueno de Ricardo Bellver (el escultor) se inspiró en… su suegra.

¿Quién era el Príncipe Pío?

Todos los que hemos vivido (o incluso pasado) por Madrid conocemos la Estación de Príncipe Pío. El problema de Madrid es que -como se ha dicho en algún chiste- nos acabamos creyendo que el nombre del personaje es el nombre del lugar. Y no, el Príncipe Pío ya era alguien antes de que a la estación se pusiese ese nombre.

La colina donde ahora está el templo de Debod recibe el nombre de uno de sus propietarios, el Príncipe Pío de Saboya (realmente era propiedad de su esposa). Así que, en su honor, esa zona se llama hoy en día “Príncipe Pío”.

En esa colina de Príncipe Pío es donde tuvieron lugar los fusilamientos inmortalizados (bonita paradoja) por Goya.

El Tres de Mayo, by Francisco de Goya, from Prado in Google Earth

El origen de la expresión “acabar como el rosario de la aurora”

La expresión “acabar como el rosario de la Aurora” significa producirse un pequeño (o gran) desastre. ¿Sabéis cuál es su origen?

Como con casi todo, hay varias versiones, aunque todas comparten lo esencial. Os contaré una de ellas: hay en Madrid una Virgen de la Aurora, cuyos fieles rezaban el rosario por las calles de madrugada. Una de esas madrugadas, pasaba la cofradía por una calle muy estrecha, y la acumulación de gente (algunas versiones dicen que se encontró con otra cofradía) y el poco espacio hicieron que se organizara una pelea monumental. Incluso a farolazos, según cuentan.

Gracias, mamá.

Aquí tenéis alguna versión más:

¿De dónde viene la palabra “chotis”?

El chotis es un baile típico de Madrid, cuyo origen se encuentra en una danza austríaca… que, para algunos, provenía de un baile escocés. Sí. Efectivamente. “Chotis” viene de la palabra alemana “Schottisch” (escocés).

Aunque es típico de Madrid, existen otras variantes de chotis a lo largo del mundo (Argentina, Finlandia, Francia…).

En el baile madrileño, la mujer da vueltas alrededor del hombre, y el hombre simplemente va girando, pero sin moverse del sitio la mayor parte del tiempo; se dice que un hombre podría bailar un chotis encima de un ladrillo.