¿Cómo se dice “sol” en sueco?

Cuenta la leyenda que, en una ocasión, un sueco visitó España. Deslumbrado y extrañado por aquella enorme luz que brillaba en el cielo, preguntó a los paisanos acerca de su nombre. “Sol”, le dijeron, complacidos y divertidos. Y “sol” es -aprendida en España- la palabra que los suecos utilizan para nombrar al astro rey.

Las merluzas de Madrid

Por motivos laborales, mi abuelo viajaba a Madrid con cierta frecuencia. En una ocasión, en un paréntesis en su jornada de trabajo, se acercó a un restaurante para comer. Tras un rápido vistazo a la carta, lo tuvo claro: hoy tocaba merluza.

El camarero le sirvió el plato, mi abuelo se lo agradeció, pero rápidamente se dio cuenta de que algo no cuadraba. Con un discreto gesto, le pidió al camarero que se acercara, y señalando el plato, le dijo, mirándolo a los ojos:

– Na miña terra isto chámase xurelo.

El camarero dudó por un momento entre mantener la dignidad del restaurante o la suya. Al final, optó por la verdad:

– E na miña tamén.

Los megapirs

Nos ubicamos a comienzos del presente milenio. Como le queríamos pedir a los reyes una cámara digital para unos familiares, nos acercamos a un comercio local en busca de información.

Y entonces llegó El Momento. La Explicación.

– “Mira, aquí lo importante son los megapirs. Para saber si necesitas una cámara de 3 o de 4 megapirs, sólo tienes que plantearte lo siguiente: tú sacas una foto de la montaña, ¿te importa que la vaca que está pastando se vea perfectamente nítida? No, ¿verdad? Pues entonces, con una cámara de tres megapirs te sobra.”

Muerto de risa

Alex Mitchell, de King’s Lynn, Norfolk (Reino Unido), estaba viendo un episodio de The Goodies. Tal era la gracia que le hizo, que comenzó a reírse desenfrenadamente hasta que, al cabo de aproximadamente media hora, se murió.

Su esposa envió una carta al trío protagonista de la serie para agradecer que los minutos finales de vida de su marido fueran tan felices.

Aquí os dejo el episodio causante de la muerte de Alex.

Una investigación reciente indica que posiblemente nuestro protagonista podría tener alguna afección cardíaca, aunque me parece que esto no cambia mucho el espíritu de esta historia.

¡Oleole Simeeligen!

LeopoldHSEn España, tras el reinado de Isabel II, se produjo una búsqueda de candidatos para ocupar el vacante trono español. El general Prim propuso que Leopoldo de Hohenzollern-Sigmaringen fuera el siguiente rey de España. Como podéis imaginar, para este país al que tanto cuesta pronunciar (o hablar) términos extranjeros, “Hohenzollern-Sigmaringen” era casi un imposible. Así que rápidamente, el castizo pueblo de Madrid no tardó en usar su ironía para llamarle “Ole ole si me eligen”.

Para Mario, que me inspiró hoy, y para Clara, por todo lo que nos hemos reído gracias al bueno de Leopoldo.

El factor de corrección de bocadillo, FCB

Hoy os voy a desvelar una de esas verdades universales que ha permanecido oculta durante siglos, al alcance de todos, pero invisible para la inmensa mayoría: el Factor de Corrección de Bocadillo, FCB.

La situación se ha dado una y mil veces. Coges la barra de pan, decides de qué tamaño quieres tu bocata, cortas y… observas, con tristeza, que ese trozo es menor que el que tú querías. ¿Y por qué? Porque no has aplicado el FCB.

Así que la próxima vez, sigue mis consejos. Decide el tamaño del bocadillo, pon el cuchillo donde vas a cortar… y aumenta un poco más el tamaño (un 10% más está bien). Corta y… voilá! El bocadillo ya tiene el tamaño perfecto!

Que lo disfrutéis, amigos.

Pd. El FCB no es aplicable si el tamaño del bocadillo es igual a toda la barra.

Pd 2. Si incrementar el 10% recomendado supera el tamaño de la barra, coge la barra entera (esta es una generalización de la regla anterior).