¿Por qué salimos más feos en las fotos?

Bueno, realmente este hecho -salir más feo en las fotos- no es una verdad absoluta. Pero, en general, sí que muchas personas nos vemos más guapos en el espejo de lo que somos que en las fotos. La explicación es curiosa y verosímil, aunque no sé si cierta: al parecer, al vernos ante el espejo nuestros músculos faciales hacen el trabajo necesario para que nos veamos guapos.

La mujer que desaparece

Y cada poco tiempo, ya sabéis, siempre surgen situaciones curiosas que se hacen virales, y que originan polémica o discusiones. Ahora mismo la gran discusión es cómo ha podido desaparecer esta chica.

Tengo mi explicación, pero prefiero no ponerla, como comprenderéis.

El asesino bondadoso

Os presento el siguiente escenario: un terrible asesino, que además tiene numerosas propiedades y grandes terrenos en su haber lega, en su testamento, todas sus riquezas a su pueblo, tras sentirse arrepentido por su pasado. Con solamente una condición: que el centro de salud, el colegio, la biblioteca y el parque infantil que se van a construir en esos terrenos (y con su dinero) lleven su nombre y en ellos se ubique un busto del asesino. ¿Lo aceptaríamos?

La canción más larga del mundo

Dura 1.000 años y comenzó a reproducirse a medianoche del 31 de diciembre de 1999 (es decir, interpretamos que ya el 1 de enero de 2000). Y continuará reproduciéndose hasta que termine el año 2999. En ese momento, comenzará de nuevo. Su nombre es Longplayer y fue creada y compuesta por Jem Finer. Por supuesto, hay tecnología detrás (que hace sonar unos cuencos tibetanos siguiendo seis melodías diferentes, combinándolas).

Longplayer from Longplayer on Vimeo.

Se puede escuchar, en directo, en la web longplayer.org.

Gladiator 2

No, tranquilos. Parece que no habrá segunda parte (al menos por ahora). Pero me encantaría contaros el argumento que se propuso para la segunda parte de esa película: el gran Máximo resucita, y lucha contra el mal desde la época de Roma hasta nuestros días, pasando por las Cruzadas, la Segunda Guerra Mundial y la Guerra del Vietman. Por suerte, este guión jamás vio la luz. En el link que indico más abajo tenéis el argumento con mucho más detalle.

La sombra más larga

Curiosa medida, y difícil de comprobar, ya que depende del edificio, de los alrededores y de la posición del sol. Pero, según todos los indicios, la sombra más larga del mundo proyectada por un edificio es la del Burj Khalifa, en Dubái (Emiratos Árabes Unidos). El edificio mide 828 metros; su sombra, 2.467 m.

Burj_dubai_3.11.08

Costa, usted no vale para juez

La fecha: muy señalada, 24 de diciembre, Nochebuena. Las acusadas: un pequeño grupo de mujeres. El delito no lo recuerdo con nitidez, pero creo que tenía relación con haber cogido unas almejas incumpliendo alguna norma. Así que el responsable las detuvo y les garantizó, volcando sobre ellas toda su ira, que no pasarían la Nochebuena con sus familias.

Y en el calabozo iban pasando las horas, avanzando la tarde camino de esa noche tan mágica. El desánimo cundía entre las mujeres hasta que vieron que apareció por allí el Juez de Paz. Si había alguna oportunidad, era hablando con aquel buen hombre. Lo llamaron y él, por supuesto, se acercó a hablar con ellas. Le contaron que tenían familia, que sólo eran unas almejas, que aquella noche era una noche especial. Y el señor Juez lo tuvo claro: “haremos lo siguiente: esta noche la pasáis en vuestras casas, pero mañana a primera hora necesito que estéis aquí”. El asentimiento generalizado no se hizo esperar.

Desafortunadamente, la primera acción de las mujeres fue ir a la casa del que las había detenido, para hacerle saber que esa noche sí iban a estar con sus familias.

Y a la mañana siguiente el Juez de Paz, mi querido abuelo, fue -lógicamente- llamado a reunirse por su superior, si no fuera porque cortó rápidamente cualquier posibilidad de discusión:

– Costa, usted no vale para juez.
– Eso ya lo sabía yo.

El origen de la palabra “testificar”

Según me cuenta mi buen amigo Mario, el origen de esta palabra se remonta a la época romana. En aquel entonces, los juramentos se hacían con la mano agarrándose los testículos (asumimos que los propios -e implícitamente- asumimos también que las mujeres no podían testificar).

Existe otra teoría, relacionada con la leyenda de la papisa Juana y con la comprobación de si el futuro Papa era o no un hombre. Y de esa curiosa anécdota ya hemos hablado en este blog.

Gracias, Mario! 😉