Deporte, mujeres, prostitución y coherencia

Como sabéis, incluso aunque no os guste el fútbol, hace unos días se hizo pública una noticia en la que se acusaba a varios futbolistas profesionales de -como mínimo- utilizar servicios de prostitución. Parece que podrían estar involucrados en asuntos peores, y hay quien justifica la actitud de los futbolistas diciendo que “bueno, son chavales” y que “qué pasa, que no se puede uno ir de putas”. Sobra decir que ni ser chavales es excusa ni “irse de putas” es un asunto menor. Pero no quiero centrarme ahora en esos muy importantes asuntos, sino en el papel que desempeña la prensa deportiva (que en muchas ocasiones nos dan lo que queremos consumir, no lo olvidemos). Y se me ocurrió irme, un par de días después de conocer la noticia, a un periódico deportivo. Su home es la siguiente (la pongo para que os hagáis una idea de la cantidad de noticias que aparecen en ella):

completa

Y ahora os voy a enseñar todos los elementos que aparecen en esa home y que tienen relación con mujeres. Y después me decís si nos extraña que las sigamos considerando como objetos, si su papel en el mundo deportivo es tan secundario y denigrante, o si todo es perfecto y aquí estoy viendo lo que no hay.


10.29.32.00110.25.19.001

10.27.16.002

10.27.25

10.23.34

10.29.02.002

10.29.49.001

10.29.11.001

10.27.47.001

10.29.02.001

10.28.32.001

10.27.16.001

10.26.31.001

10.25.59.001

10.25.33.001

10.24.51.001

10.24.25.002

10.24.25.001

10.23.59.001

10.23.46.001

10.25.07.001

10.25.44.001

10.28.40

10.29.11.002

 

Porque no siempre tenemos la razón

Supongo que estaréis al tanto. Hace unos días, unos padres decidieron castigar a su hijo dejándolo solo en el bosque. Y eso hicieron. Ignoraron su llanto, su carrera intentando acercarse al coche, y sus llamadas. Cuando se arrepintieron y volvieron a buscarlo, ya no lo encontraron. Milagrosamente, ahora ha aparecido.

No quiero centrar este post en el absurdo de los castigos. Ni tampoco en el delito cometido por sus padres. Quiero centrarme en algo que desconozco pero que supongo que pasó: estoy seguro de que la idea no surgió de ambos. Y acuso, directamente, a ese concepto intocable de “darle la razón a tu pareja delante de los niños”. Ni hablar. Si tu pareja se confunde, no hay ningún problema en decirle que está confundida. Con esa simple acción conseguimos dos cosas: una, enseñar a nuestros hijos que todos podemos cometer errores y que se puede disentir sin ser de forma violenta; dos, reconducir la situación evitando una injusticia hacia nuestros hijos.

Perdido en el Retiro

Hace unos cuantos meses, dando un paseo por el Parque del Retiro, en Madrid, sufrimos un susto -por suerte, sólo un susto- de los que marcan: durante quizá unos cinco minutos perdimos a Dani (y Dani nos perdió, claro). 

Os cuento cómo sucedió, para ubicaros, aunque lo más importante son las lecciones que pudimos extraer. 

Íbamos formando dos grupos, separados una cierta distancia (uno más adelantado que el otro). Y había mucha gente. Dani, que iba en el primer grupo, decidió acercarse en patinete hacia el grupo de atrás. Como había mucha gente, ni los del grupo de atrás vimos a Dani ni Dani nos vio a nosotros. Y pasó de largo. 

En cuanto alcanzamos al grupo delantero nos dimos cuenta de que Dani se había perdido. Y ahí decidimos que algunos nos iríamos en diferentes direcciones y otros se quedarían, por si Dani volvía. 

Os podéis imaginar todas las cosas que se me pasaron por la cabeza en esos minutos eternos. De todas ellas, la más terrible era, por supuesto, que alguien hubiera raptado a Dani. Y lo que me reconcomía era pensar que vivimos en una sociedad en la que no se mueve un dedo si vemos a un adulto arrastrar por la fuerza a un niño que llora y grita. 

Y ahora os cuento las lecciones aprendidas. Como siempre, estáis invitados a aportar más. 

– no obligues a tu hijo a obedecerte. Que sean la razón y el sentido común los que le hagan actuar de uno u otro modo. Si está acostumbrado a obedecer, es muy probable que una actitud firme por parte de un secuestrador o pederasta le impidan negarse y reaccionar. 

– en el caso de ser raptado, que grite, diciendo claramente cosas como “me están raptando” o “este señor no es mi padre”. 

Ya olvidándonos de raptos y pensando solamente en el caso de un niño perdido:

– que pida ayuda. El problema es a quién. La policía es un buen objetivo (Dani quiso acercarse a unos policías, pero pasó un grupo de ciclistas por el medio y renunció  a llegar a ellos). En general, personas con niños deberían ser también un buen objetivo. 

– cuando Dani se vio perdido, decidió dar la vuelta. Gracias a eso se encontró bastante pronto con quien fue a buscarlo en esa dirección. Creo que es una buena decision: volver al punto de partida. 

– los lugares donde hay mucha gente son especialmente peligrosos. No descubro nada. Hay que estar especialmente atento. 

– cuando estamos muchos adultos (un grupo de amigos o familiares, por ejemplo) a cargo de los niños, el riesgo se incrementa. Por dos motivos: estamos más distraídos y además más relajados en nuestras tareas de vigilancia; delegamos en el grupo la labor de estar pendientes. 

Y cuando aparezca el niño, por favor, no hagáis caer sobre él vuestro error como cuidadores. Si vosotros estabais asustados, él no lo estará menos. 

Que nunca tengáis que vivir esta situación, amigos. 

Soy sólo una mujer

Soy sólo una mujer y ya es bastante,
con tener una chiva, una tartana
un “bendito sea Dios” por la mañana
y un mico en el pescante.

Yo quisiera haber sido delineante
o delirante. Safo sensitiva
y heme,
aquí
que soy una perdida
entre tanto mangante.
Lo digo para todo el que me lea,
quise ser capitán, sin arma alguna,
depositar mis versos en la luna
y un astronauta me pisó la idea.

De PAZ por esos mundos quise ser traficante
-me detuvieron por la carretera-
soy sólo una mujer, de cuerda entera,
soy sólo una mujer, y ya es bastante.

(Gloria Fuertes)

Feliz día de la mujer trabajadora.

Buscando un cero

En la fachada principal del edificio del Ayuntamiento de Moaña hay un recordatorio permanente de las víctimas de la violencia machista de este año. Ahora mismo, cuando escribo este post, son 13. Y estamos comenzando Marzo. Por terrible que suene, cuando termine el año ahí habrá un número mayor que 50, con total seguridad.

Muy cerquita del ayuntamiento hay un parque infantil, donde los niños juegan, alegres y ajenos a esa espantosa cifra.

Y me pregunto si ya a esas edades comienza (o ha comenzado) la violencia. Me pregunto si los adultos contribuimos a crearla, inventando diferencias inexistentes. Si continuamos demostrando que esa diferencia existe después, en nuestras casas y el resto de nuestras vidas, cada uno con su rol. Y me respondo que sí, desafortunadamente. No nacemos así de serie.

Y me respondo también que está en nuestras manos la solución, así que podemos y tenemos mucho que hacer.

Para que los hijos de nuestros hijos vean los números de esa cifra siempre a cero.

Dumbing downd

Hoy, gracias a Laura Mascaró, he conocido este término, dumbing downd, tendencia a entontecer. La cuestión de fondo es si estamos, efectivamente, entonteciendo a nuestros niños, simplificando el lenguaje de los textos que leen o les leemos.

Mi opinión personal -y por lo que nuestra experiencia nos dice- es que a los niños se les puede presentar, perfectamente, cualquier obra maestra tal cual es (hablo de literatura [incluyendo -o sobre todo- poesía], hablo de arte, hablo de música). No es necesario simplificar ni reducir el material que se les presenta. Y creo que es contraproducente hacerlo: por una parte, porque estamos alterando una obra maestra (y no para mejorarla, seguramente); por otra, porque privamos a nuestros niños de aprender nuevas palabras y expresiones; finalmente, porque nos privamos a nosotros mismos de completar con explicaciones aquello que no entiendan o les cueste entender. En el artículo que dio origen a esta conversación (enlazado al final de este post) se cita un ejemplo que me ha parecido especialmente significativo:

Aquella frase («No adoptes ese aire tan solemne») en el libro de Enid Blyton que la propia Nuria leía de pequeña había mutado a una mucho más liviana («No pongas esa cara tan seria») en la nueva versión que ahora leen sus hijas. ¿Por qué? ¿Es que los niños de ahora serían incapaces de entender la original?

Dentro también de mi experiencia personal, quiero recordar al gran Félix Rodríguez de la Fuente, cuyas explicaciones los niños seguíamos absortos, y no eran precisamente sencillas (“la memoria genética”, “la solana y la umbría”, y muchas otras).

¿Qué opináis?