La anilla

Hace ya unos cuantos años -más de una década- leí, en un Mensajero Seráfico (gracias, tía Sedes) este poema que nos invita a reflexionar, y mucho. Fueron mis padres los que me indicaron la presencia de esos versos, así que mi agradecimiento para ellos :*

Medita con humildad
cuando aquí aparques el coche:
si en destreza haces derroche
y alarde en velocidad,
modera tu vanidad
y sírvete de consuelo
que sobre este mismo suelo
cuando llegaba a esta villa
con el cordel, a esa anilla
ataba el burro tu abuelo.

(Este poema -y la anilla- están en Villadiego, en su Plaza Mayor).

Experimento Stuka

De todos es conocido el bombardeo de Gernika, durante la Guerra Civil española. Tras él, Franco pidió a los alemanes que no volvieran a bombardear objetivos civiles (o, al menos, objetivos que no estuvieran en la línea del frente). Desafortunadamente, eso no se cumplió, y cuatro pueblos de El Maestrat, en Castellón, fueron bombardeados. Los niños pensaban -en su inocencia- que lo que soltaban los aviones no eran bombas, sino paja. Ahora se está realizando un documental que pretende mostrarnos la triste realidad de todo aquello.

Tristes guerras, si no es amor la empresa.

Eso, Rita la Cantaora

Rita Giménez García, cantaora de flamenco, nació en Jerez de la Frontera (Cádiz; 1859) y falleció en Zorita del Maestrazgo (Castellón; 1937) por “avatares de la guerra civil”.

Al parecer, dominaba con gran soltura los diferentes estilos del flamenco; así que por difícil que fuera el reto, siempre era capaz de asumirlo y gestionarlo con éxito; de ahí la conocida frase.

Cerrado por nacimiento

El otro día pasé por un comercio que tenía ese triste cartelito de “Cerrado por defunción”. Y claro, lógicamente todos comprendemos que, por supuesto, cómo no, hay motivos de sobra para cerrar tu negocio cuando se ha ido un ser cercano. Y reflexioné. Reflexioné sobre que todavía es un motivo más poderoso cerrar tu comercio que tus seres cercanos estén vivos. Y necesitan tu tiempo, tu cariño y tu presencia. Por desgracia, sé que no podemos tener los comercios cerrados todos los días para estar con nuestros pequeños (aunque ellos sí pueden estar con nosotros).

¿Qué tal un “cerrado por nacimiento”, “cerrado por enamoramiento” o “cerrado porque quiero estar con mis niños”?

10.000 niños refugiados desaparecidos

Informa la Europol que -al menos- 10.000 niños refugiados se pierden nada más entrar en Europa. Algunos se van con familiares. Pero otros -¿la mayoría?- son captados por redes de tráfico de personas. Al parecer, la mayoría de estos casos se producen en Italia. 

Estremecedor.